El equipo marplatense derrotó por penales a Deportivo Roca y obtuvo el pasaporte al Torneo Argentino A de fútbol. En los noventa minutos igualaron 2 a 2 y en la definicón desde los doce pasos el arquero de Alvarado se lució con dos atajadas.

 

El partido estuvo interrumpido casi cincuenta minutos por la agresión con un proyectil a un jugador de Alvarado. Polémica actuación del árbitro del partido que se dejó llevar por la presión local.

 

El festejo y las lágrimas del final borraron por completo el padecimiento que significó para Alvarado jugar la segunda final del Torneo Argentino B de fútbol en el estadio Juan Maiolino de General Roca.

 

El equipo de Gustavo Notto llegó de punto a la provincia de Río Negro donde la fiesta estaba armada para que Deportivo Roca ganara y consiguiera el ascenso.

 

Pero no contaba con que la actuación del árbitro Carlos Salinas (Mendoza) iba a ser tan determinante y parcial.

 

No se llevaban jugados 4 minutos del primer tiempo cuando desde una de las tribunas arrojaron un proyectil que impactó en el jugador de Alvarado Colaneri que le produjo un corte en la cabeza y fue necesario ser atendido y trasladado a una ambulancia.

 

Las acciones estuvieron interrumpidas casi cincuenta minutos y la lógica indicaba que el partido debía suspenderse, pero el árbitro decidió continuar el juego.

 

Alvarado logró reponerse de ese mal trance y con autoridad abrió el marcador por intermedio de Juan Fittipaldi.

 

Sin embargo, el local alcanzó la igualdad transitoria por intermedio de Taborda, pero el Torito volvió a desnivelar y alimentar su ilusión por intermedio de Galeano.

 

No obstante, antes de la culminación de ese polémico primer tiempo, Deportivo Roca alcanzó nuevamente la igualdad con un remate de cabeza de Jara.

 

En el segundo tiempo, a los 8 minutos se vivió otro momento de escándalo y bochorno dentro del campo de juego. El árbitro expulsó a la figura de Alvarado, Galeano por exceso verbal y se desató una serie de incidentes entre el plantel visitante y algunas personas que nada tenían que hacer dentro del campo de juego e incluso con un reportero gráfico.

 

El partido estuvo detenido durante quince minutos y tras la reanudación ambos equipos contaron con chances de desnivelar el resultado.

 

Sin embargo, el marcador no se movió y hubo que recurrir a la definición por penales. Allí, como sucedió en cuartos y en semifinales volvió a lucirse Ignacio Chiappa para que Alvarado vendiera a los roquenses por 4 a 3 y enmudeciera a toda una ciudad.

 

Foto: rionegro.com.ar



Siguiente Noticia Buscan destrabar conflicto con Camioneros ante amenaza de paros sorpresivos

Noticia Anterior Raphael llega con "Lo mejor de mi vida" a Mar del Plata

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario