El intenso frío no impidió que distintas organizaciones se congregaran, este martes, en la explanada de la Catedral, en San Martín y Mitre, para conmemorar el día internacional del ambiente, en el marco de una jornada de acción global.

 

Hubo muestras, exposiciones, música quechua y hasta una comparsa, de entidades articuladas en la Cumbre de los Pueblos Mar del Plata. De la actividad participaron representantes del Isepci Mar del Plata: el Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana, que dio cuenta de las distintas acciones que viene desarrollando en la ciudad.

 

Además participaron miembros del grupo Abya Yala, que llevaron hasta el lugar artesanías de pueblos originarios. Con ellos acudieron dos músicos: uno quichuista que brindó sus cantos acompañado de una guitarra, y otro mapuche, que además de tocar instrumentos de vientos es luttier e investigador de instrumentos ancestrales.

 

La Asamblea de Vecinos Autoconvocados Trabajando en Acciones por la Reserva (Avatar) también dijo presente y llevó a la jornada una muestra de fotos sobre la Reserva Natural del Puerto y el proceso de lucha que emprendieron para preservarla, ante el avance de las obras para construir un estadio de fútbol en el lugar.

 

Por su parte, miembros de Asaar expusieron elementos y artesanías hechos con materiales reciclados, y el grupo Wé Diseño exhibió una vez más sus trabajos de la línea ecológica, elaborados a través del reciclado de diversos elementos de consumo cotidiano.

 

El fin de la jornada, cuando el cielo comenzaba a oscurecer, estuvo a cargo de Manoahí comparsa candombe, que le puso ritmo a la tarde.

 

En este marco, Juan Pablo Malagutti, referente del Isepci Mar del Plata, mencionó que el objetivo de la jornada fue conmemorar el día del ambiente “mostrándole a la sociedad los esfuerzos que distintos espacios estamos realizando para proteger y resguardar el ambiente y el derecho a vivir en un medioambiente sano”.

 

“Pero sobre todo –sumó- quisimos salir a discutir desde este espacio de articulación, que es la Cumbre de los Pueblos, la necesidad de instalar una agenda ambiental que haga de contrapeso a la agenda de devastación que propone el G-20”.

 

En la próxima cumbre de Río + 20, que se desarrollará entre el 14 y 22 de junio en Río de Janeiro, se debatirá la propuesta de los gobiernos para salir de la crisis, que es la denominada ‘economía verde’. “Ante esto, miles de organizaciones nucleadas en la Cumbre de los Pueblos han planteado la inviabilidad de este proyecto por la profundización de los efectos devastadores en términos sociales y ambientales”, planteó Malagutti.

 

Según los organizadores de los Cumbre de los Pueblos, “la ‘economía verde’, lejos de ser lo que aparenta, significa la mercantilización de los recursos naturales para que puedan formar parte de los activos estatales y de esta manera convertirse en bonos que vuelvan a nutrir al sistema financiero en una suerte de burbuja financiera verde”.

 

Por último, Malagutti, expresó: “Hoy no hay ningún tipo de posibilidad de diálogo con la Cumbre de los gobiernos en Río de Janeiro. Desde todas partes del mundo, los representantes que viajaremos a la Cumbre de los Pueblos paralela a la del G-20, tenemos el mandato de no participar en ninguna mesa de diálogo dada la postura intransigente de los gobiernos –entre ellos el de Cristina Fernández de Kirchner- respecto al no debate de los objetivos ambientales trazados en Río 92 y la imposición de la agenda de la ‘economía verde’. Es probable que por primera vez no haya ningún tipo de conexión, ni siquiera diplomática, entre la Cumbre oficial de los gobiernos y la cumbre de la sociedad civil”.



Siguiente Noticia Se realiza la segunda edición de La fuerza del Arte

Noticia Anterior Continúa campaña solidaria por los Wichis

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario