La <b>Liga Argentina de Lucha Contra el Cáncer (LALCEC)</b>, junto con la <b>Asociación Lucha Contra el Cáncer (ALCEC) Mar del Plata</b>, lanzaron el <b>Programa “Las Caras del Futuro”</b>, una innovadora iniciativa para ayudar a las mujeres a dejar de fumar.

 

“En los últimos años, <b>el consumo de tabaco en la mujer creció en forma preocupante, alcanzando al 30% de la población argentina de sexo femenino</b>”, reveló <b>María Graziella Donnet</b>, presidente de LALCEC.

 

El <b>doctor Luis Wehbe</b>, médico neumonólogo especializado en tabaquismo, del Hospital de Comunidad y Presidente de la Fundación Enfisema, destacó que “el consejo de dejar de fumar es efectivo particularmente si proviene de un médico o agente de salud”, y que “es sabido que <b>a más del 70% de los fumadores les gustaría intentar dejar de fumar</b>”.

 

“<b>Los mayores obstáculos son el temor al síndrome de abstinencia y el desconocimiento de la existencia de tratamientos efectivos</b>, entre otros. Si bien algunos fumadores pueden dejar por sus propios medios, la mayoría, sobre todo cuando el grado de dependencia es mayor, necesita ayuda y apoyo conductual. Este apoyo conductual eleva sustancialmente las chances de éxito, y la medicación apropiada duplica las chances por sobre el tratamiento conductual solo”, agregó.

 

Los médicos ginecólogos interesados en participar del curso, que se brindará a fines de junio, pueden comunicarse al e-mail mardelplatalcec@yahoo.com.ar , o dirigirse a la sede de ALCEC, Lamadrid 3081.

 

<b>La mujer y el consumo de tabaco</b>

 

El Dr. Wehbe informó que “el riesgo de infertilidad aumenta en un 60% en fumadoras. El tabaquismo, acelera la menopausia, reduce la reserva ovárica y aumenta fuertemente el riesgo de cáncer de ovario. Además, un porcentaje alto de mujeres fumadoras no puede dejar durante el embarazo debido probablemente a su nivel de dependencia”.

 

“Esto ocasiona daños en la circulación uteroplacentaria y en el feto. Son muchas las complicaciones del embarazo claramente asociadas al cigarrillo, entre ellas, placenta previa, muerte fetal, embarazo ectópico, aborto espontáneo, desprendimiento de placenta, ruptura de membranas y asma en el recién nacido. El riesgo de nacimiento pretérmino casi se duplica en embarazadas fumadoras activas”, explicó.

 

Como si esto fuera poco, “los niños de madres fumadoras tienen con mayor frecuencia malformaciones, bajo peso y muerte súbita del recién nacido, otitis, trastornos de la atención, déficit de desarrollo intelectual y ausentismo escolar”, enfatizó el especialista.

 

En contraposición, “los beneficios de dejar de fumar son casi inmediatos. A los pocos días hay cambios en la presión sanguínea, la frecuencia cardíaca y el sentido del olfato y el gusto. Al año, el riesgo de infarto de miocardio se reduce a la mitad, mientras que a los cinco años el riesgo de ataque cerebral es el de alguien que nunca fumó”, aseveró.



Siguiente Noticia Profesionales municipales seguirán con las protestas hasta que los reciba el Intendente

Noticia Anterior Retiran monumento de la Armada que fue donado durante dictadura

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario