Personal de EDEA detectó el robo de energía en un local de venta de una conocida fábrica de tejidos ubicada en la avenida Juan B. Justo al 876. Allí se constató la existencia de una conexión irregular realizada en el medidor que permitía que parte de la energía consumida no fuese registrada por dicho equipo.

 

El ilícito fue descubierto en el marco de los operativos de control de suministros que personal del Area de Normalización de Pérdidas de la empresa eléctrica lleva a cabo en distintos barrios y zonas comerciales de la ciudad.

 

Fruto de estas acciones y del seguimiento de clientes con suministros suspendidos por falta de pago, también se pudo verificar que un taller metalúrgico ubicado en Figueroa Alcorta al 700, se encontraba en actividad utilizando energía que tomaba ilegalmente de la red de la compañía.

 

Por otra parte, casi en simultaneidad con los casos mencionados, se detectó en inmediaciones de avenida Independencia y calle Necochea, un edificio con sus departamentos habitados, pero sin medidores instalados.

 

El suministro eléctrico de los mismos provenía de instalaciones de acceso exclusivo de EDEA. Ante este hecho personal de la empresa procedió al corte de las conexiones clandestinas, quedando los ocupantes del edificio sin energía hasta la normalizaron de la situación.

 

Cabe destacar que todos los operativos se realizaron bajo presencia de personal policial, iniciándose las acciones comerciales y/o judiciales pertinentes en cada caso.

 

Una vez constatado un fraude, EDEA está facultada a cobrar con una retroactividad de hasta cuatro años la energía consumida y no registrada.



Siguiente Noticia En la Provincia, se cometen 55 violaciones a menores por mes

Noticia Anterior Leonardo Gutiérrez: "Quién dice que no ganemos el cuarto"

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario