Peñarol de Mar del Plata buscará convertirse en el primer tricampeón de la historia de la Liga Nacional de Básquetbol, cuando reciba a Obras Sanitarias en el sexto juego de la serie final al mejor de siete encuentros y en la que marcha arriba por 3 a 2.

 

El partido se jugará, este jueves, en el estadio Polideportivo Islas Malvinas desde las 22, será dirigido por Pablo Estévez, Juan Fernández y Alejandro Ramallo y televisado por el canal de cable TyC Sports.

 

El Milrayitas tiene su segundo match point, ya que dejó pasar el primero al caer el lunes en el estadio de Avenida del Libertador por un apretado 86 a 84.

 

Obras querrá amargarle la fiesta y forzar un desempate, el próximo lunes en su estadio, ya que tiene la ventaja de localía por haberse quedado con el número 1 en la fase regular.

 

En el bicampeón se confirmó que el escolta estadounidense David Jackson, que reemplaza al lesionado Kyle Lamonte, sufrió una contractura en su pierna derecha y podrá jugar, mientras que el alero Marcos Mata está totalmente recuperado.

 

Hasta aquí se ha visto, salvo el segundo juego, una serie muy pareja, dura y con incertidumbre por el vencedor hasta el final.

 

Las variantes tácticas introducidas por el DT Julio Lamas le dieron rédito a Obras, ya que dañó mucho a Peñarol con las penetraciones de Martín Osimani y el aporte desde el banco, donde Alejandro Konsztad, Pablo Espinoza y Tyler Field cumplieron papeles preponderantes.

 

Y precisamente en esos tres jugadores se cimentó el último triunfo del Tachero, que está con gran optimismo para poder ganar mañana y regresar la definición a su estadio de Núñez.

 

“Ganamos un partido muy duro y estamos con vida. Tenemos mucha confianza para vencer mañana. Va a ser otra guerra. Peñarol es un gran equipo y querrá definir la serie en su casa”, comentó el pivote de Obras Juan Gutiérrez.

 

En Peñarol, más alla del contratiempo de las lesiones de Jackson y Mata, los jugadores y la `Oveja` Sergio Hernández (el DT) viven con ansiedad las horas que faltan para el partido.

 

“Dejamos pasar una gran oportunidad. No debemos descuidarnos, hay que jugar concentrados y si estamos finos con el tiro de tres puntos podemos ganar. Obras no se entrega nunca, ya demostró que tsmbien puede vencer de visitante” dijo el base Facundo Campazzo.

 

A esta altura de la serie, con dos equipos que se conocen demasiado (jugaron 11 partidos en la temporada), no serán muchas las modificaciones que se podrán realizar en lo técnico-táctico.

 

Sin embargo, por la capacidad y jerarquía de los dos entrenadores se puede esperar que encuentren algo para poder marcar una pequeña diferencia en el desarrollo de un juego que, como los cinco anteriores, se presenta de un resultado incierto.

 

Peñarol quiere festejar otro título (el cuarto), ante su gente, mientras que Obras hará lo imposible para llevarse el triunfo y trasladar la definición a un séptimo cotejo.

 

Télam



Siguiente Noticia Mar del Plata: Junio a pura música

Noticia Anterior Realizan trabajos en la red de agua para optimizar servicio

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario