Un grupo de trabajadores de la pesca nucleados en un sindicato que integra la CTA protagonizó serios incidentes en las puertas de la Municipalidad luego que les impidieran el ingreso al recinto de sesiones del Concejo Deliberante.

 

Los manifestantes pretendían hacer uso de la Banca 25 y tras una presunta agresión de sectores ligados al SOIP reaccionaron contra la fachada del edificio e incendiaron un automóvil de una agente municipal que se hallaba estacionado.

 

La policía intervino con balas de goma y gases lacrimógenos para intentar reestablecer el orden y disipar a los revoltosos. Mientras que la sesión del Concejo Deliberante debió suspenderse.

 

Encabezados por el polémico dirigente Roberto Villaola (protagonizó serios incidentes en 2007 durante un conflicto pesquero), un grupo de trabajadores del pescado nucleados en la Unión de Trabajadores del Pescado y Afines (UTPyA) se movilizó a la Municipalidad, a los fines de exponer ante el Concejo Deliberante los problemas salariales y la falta de trabajo que afecta al sector.

 

Sin embargo, encontraron una celosa custodia policial en el acceso principal del Palacio Municipal, con lo cual el clima comenzó a tomar temperatura.

 

Villaola denunció que en el interior del edificio comunal había gente identificada con el SOIP, el principal gremio de la industria del pescado, que se apostó con la clara finalidad de impedir que este grupo de trabajadores llegara al recinto de sesiones y se habrían registrado algunas agresiones.

 

Esta situación terminó por despertar la reacción de los manifestantes que se encontraban en el exterior que reaccionaron lanzando piedras contra los vidrios del municipio y contra la escolta policial.

 

Los incidentes tuvieron su punto de mayor tensión cuando se incendió un vehículo que estaba estacionado en la puerta de la Municipalidad, perteneciente a una empleada municipal.

 

Para lo cual fue necesario la intervención de una dotación de bomberos para extinguir las llamas.

 

Ante el incendio del vehículo y la rotura de vidrios del edificio comunal, la Policía intentó recomponer el orden con balas de gomas y gases, generándose corridas y dejando como saldo casi una decena de personas heridas.

 

Finalmente, un grupo de trabajadores logró reunirse con el presidente del Concejo Deliberante, Ariel Ciano; el secretario de Gobierno, Marcelo Artime; y el subsecretario de Gobierno, Martín Aiello.

 

“Le entregamos el documento que no pudimos expresar en la Banca 25 en la cual se comprometió el presidente del Concejo a darle el tratamiento correspondiente”, adelantó.



Siguiente Noticia Marineros ratificaron el paro y esperan la intervención de la Presidenta

Noticia Anterior La empresa EDEA anuncia corte programado de energía

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario