Peñarol de Mar del Plata deberá esperar hasta el jueves para conseguir el triunfo que le de su tercer título seguido de Liga Nacional de Básquet, al caer ante Obras Sanitarias, en el quinto juego (serie al mejor de siete) de la final por 86 a 84.

 

El partido se jugó en el estadio de Avenida del Libertador, fue controlado por el trío Alejandro Chiti, Daniel Rodrigo y Fernando Sampietro y los parciales fueron 16-20, 41-35, 55-56 y 86-84.

 

En los juegos anteriores, el Milrayitas ganó los dos primeros juegos en Buenos Aires (80-78 y 86-79) y el cuarto en el Polideportivo Islas Malvinas (78-75), mientras que el Tachero se impuso en el tercero, en Mar del Plata, en doble tiempo suplementario (103-102).

 

Peñarol tuvo un primer cuarto alentador, con una defensa rígida y una destacada actuación de Facundo Campazzo desde el goleo (3/4 triples) y la conducción que le permitió ganar el primer parcial 20-16.

 

Sin embargo, en el segundo cuarto el milrayitas sufrió con las penetraciones de Obras, la tarea de Alejandro Konsztandt que anuló al base de Peñarol y el aporte desde el banco de Pablo Espinoza.

 

Encima, la visita perdió presencia en los tableros, bajó sus orcentajes de tiró y sufrió el bajo nivel de Leonardo Gutiérrez. Lo destacado de ese parcial fue el debut de David Jackson que llegó para ocupar la plaza vacante que dejó por lesión Kyle Lamonte.

 

De esta manera, los de Julio Lamas pasaron a dominar las acciones y cerraron el primer tiempo arriba 41-35.

 

El tercer cuarto mostró una de las mejores caras de Peñarol de la noche con un inicio ofensivo arrollador, lastimando a distancia con la aparición de Leo Gutierrez que le permitió pasar al frente en el marcador.

 

La segunda parte del cuarto se volvió más equilibrada y los errores defensivos de Peñarol posibilitaron una remontada de Obras e ingresar al último cuarto con el milrayitas un punto arriba: 56-55.

 

Peñarol tuvo un inicio de último cuarto terrorífico donde pasó más de tres minutos sin convertir y permitió que Obras le clavara un parcial de 15-0 (56-70).

 

Los gritos del Oveja surtieron efecto y de la mano de Leo Gutierrez y una seguidilla de puntos de Selem Safar (11 puntos) y un triple de Mata logró igualar en 76 e ingresar en un dramático final.

 

Obras tuvo un mejor cierre que le permitió achicar la serie y prolongar la definición, al menos, un partido más, pero con la ilusión de regresar a Capital y definir la final en un séptimo juego.

 

Ver ESTADISTICAS

 

PEÑAROL FUE LOCAL TAMBIEN EN NUÑEZ

 

En la búsqueda del tricampeonato en la Liga Nacional de Básquetbol (LNB), Peñarol de Mar del Plata ganó esta noche también en las tribunas y fue local, por cantidad de público, en el gimnasio del club de Núñez ante el propio Obras Sanitarias.

 

Desde temprano, más de 60 minutos antes del horario pautado para el comienzo del partido (22.15), los simpatizantes `milrayitas` se congregaban en masa, sobre la avenida del Libertador al 7300, con la intención de ingresar al bautizado estadio Pepsi Music.

 

Inclusive, muchos de ellos, sin entradas en su poder, pugnaban por conseguir alguna localidad en la reventa.

 

Los aficionados al equipo marplatense (que agotaron las 400 localidades a disposición en poco más de una hora el viernes pasado) que no tenían boletos abonaban hasta 130 pesos una entrada general, cuando el costo original rondaba en los 65.

 

Los simpatizantes `milrayitas` (cerca de mil) ocuparon la cabecera popular Oeste (la que da espaldas a Del Libertador), además de prácticamente toda la platea Norte (la que se conoce como Superpullman en los recitales).

 

Por su lado, los simpatizantes de Obras, también con banderas y estandartes, completaron el sector asignado en la popular Este (la que da espaldas a las canchas de hockey sobre cesped).

 

Una situación curiosa se produjo en la platea alta Sur, la que está situada encima de la zona de vestuarios. Allí se situaron algunos simpatizantes del `Tachero`, otros “neutrales” y algunos periodistas.

 

Pero también hubo espectadores “no identificados” con los colores de Obras que guardaron silencio y no alentaban al local. Esos hinchas no traicionaron sus sentimientos, pero también se cuidaron de no infringir esa directiva de la Policía Federal que rezaba que “cualquier hincha de Peñarol que fuera detectado en un sector que no fuese el previamente asignado” podía ser sacado del gimnasio.



Siguiente Noticia Programa “Usinas artísticas” y ciclo “Música en las escuelas”

Noticia Anterior Los padres del Patronato reclaman su reapertura

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario