En el marco del Día Mundial de la Epilepsia , que se conmemora todos los 24 de mayo, el ministerio de Salud provincial recuerda que cuenta con el Programa público de Prevención de la Epilepsia (PROEPI) que, en toda la provincia de Buenos Aires, atiende y otorga medicación a 20.000 personas, de las cuales el 30 por ciento son niños.

 

“La epilepsia es el trastorno neurológico más común durante la infancia, en la mayoría de los casos no es grave y puede curarse con tratamiento y medicación”, afirmó el ministro de Salud, Alejandro Collia, y detalló que el sistema de salud público provincial cuenta con 40 neurólogos infantiles que cubren las necesidades de las 12 regiones sanitarias.

 
El mayor porcentaje de niños atendidos en el PROEPI se encuentra en la franja que va desde el nacimiento a los 8 años de vida. “La mayor prevalencia en los casos de debut de convulsiones se da durante el primer año de vida”, afirmó el jefe del servicio de neurología del Hospital de Niños de La Plata, Nicolás Sarijulis.

 

La tasa de prevalencia de la primera crisis convulsiva durante el primer año de vida es de 120 por 100 mil; en tanto que durante el segundo año de vida baja a 40 cada 100 mil.

Las causas de síndromes epilépticos durante los primeros meses de vida y en la primera infancia pueden deberse a múltiples causas. Sarijulis explicó que existen tres grandes grupos de causas: malformaciones cerebrales congénitas, infecciones durante el embarazo o problemas durante el parto que genere falta de oxígeno en el cerebro del niño.

 

En tanto que el jefe de neurología del Hospital Materno Infantil Tetamanti de Mar del Plata, Laureano Marcon, describió dos grandes causas: la predisposición genética a padecerla o las lesiones cerebrales.

En los dos hospitales sucede lo mismo en el servicio de neurología infantil: más del 50 por ciento de las consultas están relacionadas con primeras crisis convulsivas. “Muchas veces el paciente llega por internación si la crisis convulsiva fue fuerte o por derivación del pediatra al neurólogo”, explicó Marcon. Y resaltó que el grueso de pacientes niños que atiende está entre los 5 y los 11 años.

El 1 por ciento de la población mundial sufre de epilepsia. Aunque es una enfermedad que puede aparecer en cualquier momento de la vida, los picos de máxima incidencia se dan durante la infancia y la tercera edad. En el caso de los chicos la buena noticia es que la gran mayoría de los casos se trata de epilepsias que no afectan su desarrollo y que les permite llevar una vida normal hasta curarse.

“El 80 por ciento de las epilepsias que aparecen durante la infancia tienen un muy buen pronóstico. Eso significa que con un buen tratamiento y medicación en tres años el niño puede curarse”, afirmó Sarijulis y dijo que “la mayoría de los casos se trata de epilepsias benignas; quiere decir que aparecen y desaparecen en la niñez”.

En este grupo entra la llamada epilepsia rolándica o epilepsia parcial benigna de la infancia, que se caracteriza por generar crisis durante el sueño y curarse en el cien por ciento de los casos durante la pubertad. También está la epilepsia ausencia infantil, donde el niño sufre episodios de ausencia sin ser conciente de esas crisis.

La epilepsia es una enfermedad que se origina en el cerebro y se caracteriza por producir crisis que se repiten en el tiempo, manifestadas en las personas por una gran variedad de síntomas y signos que se expresan tanto en las conductas motoras como psíquicas y pérdida de conocimiento. Puede afectar a personas de cualquier sexo y edad. En el mundo se estima que 50 millones de personas la padecen.



Siguiente Noticia Dos jóvenes serán ordenados como diáconos

Noticia Anterior "Los estudiantes ya no podrán usar la tarjeta para ir a bailar"

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario