El militar (R) Alfredo Manuel Arrillaga defendió la actuación de las Fuerzas Armadas durante la última dictadura militar, al declarar en la denominada la megacausa “La Cueva”, en Mar del Plata, donde es juzgado por delitos de lesa humanidad durante aquel período.

 

Arrillaga enfrenta el segundo juicio por crímenes cometidos durante la última dictadura y ya tiene una condena a prisión perpetua confirmada días atrás por la Cámara de Casación, por la que cumple arresto domiciliario.

 

El represor negó ante los jueces Alfredo Ruiz Paz, Lidia Soto, Elvio Osores Soler y Daniel Cisneros, haber sido jefe de Inteligencia de la subzona militar XV y segundo jefe del Gada 601, y justificó el accionar de las Fuerzas Armadas contra la “subversión”.

 

En ese sentido, manifestó que “hombres y mujeres quisieron reemplazar el sol de la bandera argentina por una estrella roja o por la cara del asesino Che Guevara”, y refirió que “mataron militares y civiles; robaron bancos; atacaron al poder judicial, publicaron sus crímenes en sus medios de prensa y nos dejaron libros contando sus hechos”.

 

En tanto, el ex comisario Ernesto Orosco, titular de la comisaría cuarta de Mar del Plata entre 1975 y 1976, dijo que a partir del golpe de Estado su función como comisario fue prestar las instalaciones de la comisaría cuarta para que las Fuerzas Armadas alojaran los presos pero no pudo recordar que haya visto a detenidos heridos o torturados.

 

Orosco contó que llegaban detenidos a toda hora, hombres y mujeres, que eran alojados en pabellones o en celdas individuales si estaban incomunicados, y agregó que muchas veces esos presos eran sacados de la comisaría por el personal militar y en algunas ocasiones volvían y en otras no.

 

El excomisario indicó que “por su buen trato a los detenidos, las máximas autoridades militares pidieron su traslado” y lo enviaron a una comisaría rural en la localidad bonaerense de Maipú.

 

En este juicio se juzgan los delitos de lesa humanidad perpetrados en la Comisaría Cuarta de Mar del Plata y el Centro Clandestino de Detención conocido como “La Cueva”, ubicado en el ex radar de la Base Aérea Mar del Plata, así como también en la Comisaría Primera y en la Subcomisaría Villa Díaz Vélez de Necochea.

 

Se encuentran imputados, además de Arrilaga y Orosco, Jorge Luis Toccalino, Ernesto Agustoni, José Carmen Beccio, Héctor Francisco Bicarelli, Leandro Edgar Marquiegui, Eduardo Jorge Blanco, Nicolás Miguel Caffarello, Marcelino Blaustein, Adriano Argüello, Fortunato Valentín Rezett, Aldo José Sagasti, Héctor Carlos Cerutti y Mario Jorge Larrea.

 

Por problemas de salud habían sido apartados del juicio Gregorio Rafael Molina, en julio último; y Aldo Carlos Máspero, el mes pasado.

 

Télam



Siguiente Noticia Peñarol perdió a Lamonte por el resto de la serie final

Noticia Anterior Clausuran un lavadero de micros sin autorización

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario