Representantes argentinos, con José Rigane a la cabeza, más sus pares de Venezuela, Perú y Uruguay, le dieron vida al Congreso Internacional que se desarrolló este jueves en la sede del Sindicato de Luz y Fuerza.

 

Con la premisa de discutir sobre la “soberanía energética” del continente, distintos trabajadores latinoamericanos le dieron vida al Congreso Internacional que se desarrolló este jueves en Mar del Plata, en la sede del Sindicato de Luz y Fuerza.

 

Con José Rigane a la cabeza, Secretario General de la FeTERA (Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina), debatieron sobre la crisis energética contemporánea, las políticas de las transnacionales energéticas ante la crisis, la energía y el medio ambiente, el cambio climático y las propuestas en debate, la Cumbre Río+20, las políticas de los trabajadores sobre la energía, entre otros temas.

 

Del encuentro, también participaron de los uruguayos Gabriel Portillo y Bernárdino Fernández, responsable del Programa Internacional AUTE y la Mesa Directiva del AUTE – Asociación Funcionarios UTE, respectivamente, el peruano Grimaido Carbajal Noreña (SUTEECEA), el venezolano Tony Leon Rojois (SINTRAMENPET) y por invitación especial el profesor en Economía Julio Gambina.

 

Portillo fue quien tomó la posta y expresó su punto de vista sobre lo que está aconteciendo en el país, con la expropiación del 51% de las acciones de YPF. “El proceso de nacionalización de esta empresa nos trae la perspectiva de abrir un debate sobre lo que pasó en los 90. Que en definitiva no alcanza, sino que habrá que ir más a fondo, pero a esto lo vemos como un puntapié inicial, manifestó el dirigente.

 

En ese sentido, Gambina entendió que “la expropiación parcial de YPF es un intento de querer salir al cruce de que el año pasado el país incorporó combustible por 9.300 millones de dólares. Es mucho dinero. Donde la previsión para el 2012 era de 12.000 millones de dólares”.

 

Para luego agregar que “esto explica que Argentina necesita muchos dólares para pagar las importaciones de combustible o para hacer los pagos de deuda. Porque cuando el Gobierno dice que su política es de desendeudamiento, es porque están pagando deudas. Aparte, el país no fabrica dólares y lo tiene que sacar del Comercio Exterior. Por eso está tomando medidas de promover las exportaciones y restringir las importancias. Hay medidas muy severas que afectan a las industrias”.

 

Desde otro lado, Fernández comparó a su país con el nuestro y describió que “Uruguay y Brasil tienen gobiernos progresistas, pero Argentina a medias, a mi entender”. Donde amplió su concepto y djo que “nosotros vemos que el futuro debe tener gobiernos progresistas en toda América y que eso llevaría a que los países tuvieran un futuro mejor para la clase obrera y trabajadora”.

 

Grimaido se refirió a la situación de su país, totalmente perjudicado por el expresidente Alberto Fujimori, hoy en día preso, y enfatizó que “venimos de un Gobierno nefasto, porque él quiso acabar con todos los sindicatos y las federaciones de nuestro país. Recién nos estamos recomponiendo, porque hace unos años éramos 1.300 sindicatos y federaciones y hoy solamente somos 300”.

 

El final estuvo a cargo de Rojois, quien hizo hincapié en la gestión de Hugo Chávez, presidente de Venezuela, al tiempo que desestimó la información vertida por los grandes medios internacionales, en cuanto a la salud “complicada” del Comandante.

 

“El proceso continuará con o sin él, no hay ninguna duda. El 7 de octubre tendremos las elecciones donde vamos a reelegir a Chávez como líder fundamental del país. Desde el 98 decidimos tomar un camino distinto al que le venía conduciendo el capitalismo”, culminó.



Siguiente Noticia Bancarios acuerdan negociación paritaria

Noticia Anterior Continúa el ciclo Música x la Identidad

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario