En una declaración emitida, la Conferencia Episcopal Argentina manifestó su posición respecto de las leyes de “Muerte digna” y de “Identidad de género”.

 

En el primer caso, tras valorar que la ley llamada de Muerte Digna prohíbe la eutanasia, los obispos del país lamentan, sin embargo, que dicha ley incluye el posible rechazo de la hidratación y alimentación de los enfermos terminales, ya que su privación sería una eutanasia pasiva.

 

Respecto de la identidad de género, considera “muy grave que la ley permita manipular la identidad sexual de los niños y dañarla de modo, tal vez irreversible e incluso en contra de la voluntad de sus padres”.

 

El texto de la declaración fue firmada por los cuatro obispos que integran la Comisión Ejecutiva de la CEA, Mons. José María Arancedo, Virginio Bresanelli, Mario Cargnello y Enrique Eguíaes.



Siguiente Noticia Jornada de lucha en defensa de la educación pública

Noticia Anterior "La violencia no es el camino" en el puerto

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario