El Concejo Deliberante aprobó, por mayoría, un proyecto del concejal Ricardo Palacios que apunta a reemplazar la oferta de alimentos y bebidas que se ofrecen en los establecimientos educativos por otros más sanos.

 

Con esta medida, el municipio busca generar hábitos alimenticios saludables a través de acciones mancomunadas con diferentes sectores involucrados en la temática, comenzando por los docentes, alumnos y padres.

 

La Secretaría de Educación comunal será la encargada de promover las acciones permanentes de concientización con el criterio pedagógico acorde a cada nivel educativo a partir de las pautas y guías de alimentación.

 

El concejal Carlos Arroyo se expresó de forma negativa a la ordenanza presentada por el oficialismo.

 

El Ejecutivo Municipal había dado el visto bueno a la iniciativa en el marco del plan de gobierno “Mar del Plata Saludable” motivando cambios positivos, sin imponer conductas y fomentando la participación de la comunidad escolar como una vía de desarrollo sustentable a largo plazo.

 

La Secretaria de Salud, a través de su equipo de nutricionistas, es activa participante en la clasificación de alimentos en “Promovidos”, “Aceptados” y “Restringidos”, de acuerdo a las guías elaboradas y propuestas en el año 2012 por el Ministerio de Salud de la Nación.

 

El concejal Palacios manifestó que la ordenanza “se traduce en hacer del recreo un “recreo saludable”, donde kioscos, máquinas expendedoras, bufetes y cualquier otro tipo de puesto de venta de alimentos dentro de escuelas, deberán cumplir con estas normas”.

 

Además agregó: “estas medidas, acompañadas de concientización, educación y la acción de este gobierno municipal en el fomento de actividades físicas a través del Corredor Saludable, tiendes a que nuestros chicos dejen de hacer una vida sedentaria y tengan una sana alimentación”.

 

Arroyo votó en contra de los “Kiosco Saludable”

 

Tras la palabra de varios concejales opositores que declararon su preocupación por varios puntos, El presidente de la “Agrupación Atlántica” expresó su reparo sobre algunos argumentos del proyecto y dio su postura ya que es director de una escuela.

 

“Tengo una escuela de 1300 alumnos, de los cuales un 40% compra en el kiosco, el otro 60 por falta de recursos no lo hacen. Cuando pienso en esta realidad, yo por lo menos mientras fui presidente de la comisión de Educación, no logré que la municipalidad le diera un poco de queso o algún alimento que lo reemplace en nutrientes a los colegios municipales para los chicos. Entonces el problema es un poco más complejo”, graficó.

 

“Si nosotros pretendemos abarcar sobre ese 40%, debemos controlar los kioscos, o similares, que hay cercanos a la escuela, porque los chicos comprarían allí y la ordenanza no serviría. El problema es muy grave, más me preocupa que un consumo de una golosina, los chicos que van con sub-alimentación, a los que hay que proporcionarle alimentos para puedan desarrollar su vida de una manera digna. Comparto la esencia del proyecto, pero en estas condiciones no me voy a mostrar a favor” enfatizó Arroyo al cierre de la toma de palabra.



Siguiente Noticia Comenzó la segunda edición del Festival Azabache

Noticia Anterior Juventud de Acción Marplatense renovó autoridades y se capacitó sobre la separación de residuos

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario