La concejal Vilma Baragiola adhirió a un proyecto elaborado por la Federación Empresaria de Buenos Aires (FEBA) junto a la UCIP para que la Cámara de Diputados y Senadores de la Provincia lo trate y de esta forma genere una legislación que permita, a partir de la competencia desleal generada principalmente en el mercado alimentario, la mayor competitividad del sector minorista de la Provincia de Buenos Aires.

 

Cabe señalar que, existe una diferenciación entre las industrias radicadas en la provincia y de las que producen en otros lugares, “así como el sector está exento o con alícuotas sensiblemente menores (1%) , pero nunca se ha apoyado al comercio de esta misma forma, dejándolo a su libre suerte, y a la voracidad de otros económicamente más poderosos y/o con ciertas ventajas”, señaló la edil.

 

“Se han ido reduciendo las cadenas locales hasta el punto de no quedar ningún supermercado, autoservicio y/o almacenes locales en muchas ciudades de nuestra Provincia”, agregó.

 

Uno de los temas más importantes que generan desigualdad es la aplicación de la tasa de Ingresos Brutos, con lo cual las multinacionales tienen su sede en Capital Federal y por estar en varias provincias pagan a través del convenio multilateral.

 

“Hay que considerar que en la Ciudad de Buenos Aires, se paga una sola tasa, la cual es menor a la de la provincia que es la más cara del país, y que aparte hay que pagar las tasas de seguridad e higiene municipales que se suman a la provincial. Por tal motivo, al pagar por convenio, y ellos tener sus principales gastos en Capital, como son la logística, la administración , honorarios,y terminan aportando menos a la provincia”, declaró Baragiola.

 

Con respecto a otros existe un alto nivel de informalidad y evasión fiscal, que en la medida que se suban los impuestos, crecerán las ventajas de este tipo de formato en detrimento de los negocios que trabajan en la formalidad pagando sus obligaciones tributarias.

 

“Casi todo el comercio alimentario local ha quebrado o se ha vendido, quedando muy pocas cadenas locales. Las pocas que quedan están en proceso de venta o alquiler, y alguna subsiste con ayuda del estado”, subrayó.

 

Por tal motivo este proyecto tiene como eje solicitar la reducción de la tasa de ingresos brutos para aquellas cadenas minoristas que tengan su sede y su actividad solo en la provincia de Buenos Aires, debido a que son pocas las que subsisten.

 

En ese sentido el impacto financiero en la recaudación fiscal en el corto plazo es muy bajo, y en el mediano plazo el efecto va a generar un crecimiento de la recaudación para la provincia por los temas antes expuestos en la medida que el sector se sostenga y crezca.

 

Para eso se propone que ello se materialice, disponiendo la tributación del 70% de la alícuota correspondiente a cada categoría de acuerdo a su nivel de ventas, para los establecimientos incluidos en lo mencionado.



Siguiente Noticia Espectáculo a beneficio de la Noche de la Caridad y Hogar Nazaret

Noticia Anterior Ascienden a tres las víctimas por monóxido de carbono en Mar del Plata

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario