En el marco del proceso de licitación de las 15 unidades turísticas de Playa Grande, iniciado en noviembre del 2010, el gobierno municipal adjudicó la construcción y la explotación de la nueva unidad escollera Norte a la empresa Purasal SRL.

 

Esta medida provocó la reacción de ongs defensoras del medio ambiente y del recurso costero porque argumentan que se “privatizó” un sector de playa pública.

 

Desde la Dirección de Recursos Turísticos de la Municipalidad señalaron que, en el caso de la unidad escollera Norte, se trata de “una nueva edificación” que deberá contar con “baños gratuitos, una unidad de primeros auxilios equipada, un sector para la actividad del surf y un depósito de motos de agua para el servicio de seguridad en playas diseñado para el sector”.

 

Asimismo, este nuevo espacio de servicios contará con un área gastronómica.

 

En referencia a los cuestionamientos que surgieron por la medida de concesionar ese sector, se indicó que la construcción de esta unidad “no restará superficie de playa” debido a que estará emplazada sobre parte de la escollera Norte.



Siguiente Noticia Nueva campaña de Camuzzi para prevenir daños en vía pública

Noticia Anterior Fundación INNA apoya a otras ongs con sus avances científicos

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario