El doctor Mario Cimadevilla, miembro del Consejo de la Magistratura, estuvo en Mar del Plata donde mantuvo una intensa recorrida por distintos ámbitos del poder judicial.

 

Fue así que, acompañado por el concejal Maximiliano Abad, se reunieron con los integrantes del Tribunal Oral Federal y luego con miembros de la Fiscalía.

 

Además, se hicieron presentes en la Facultad de Derecho, donde Cimadevilla abordó el tema de la “Situación Actual de la Justicia Argentina”.

 

En el inicio de la jornada, el letrado hizo referencia a la modificación en cuanto al número de los miembros del Consejo de la Magistratura, resaltando la reducción y eliminación de ciertos estamentos que en la anterior composición si se encontraban representados y aumentando de esa manera los representantes del poder político, y no dudo en definir la situación como “un acuerdo entre éste y la patria judicial, ya que a los jueces les gusta muy poco ser controlados”.

 

También resaltó las diferentes actitudes del los representantes del oficialismo dentro del consejo, que a la hora de evaluar el comportamiento de los jueces no mide a todos con la misma vara.

 

Así, en palabras del disertante “el consejo de la Magistratura ha perdido mucho protagonismo en lo que es el control de las actividades no jurisdiccionales, la constitución le asigna al mismo la función de administrar el presupuesto de la Corte Suprema, pero con las sucesivas reformas la corte redujo las funciones del Consejo para manejar discrecionalmente cuestiones vinculadas a las funciones administrativas de los jueces”.

 

A continuación se refirió al funcionamiento del Poder Judicial de la Nación, que según su opinión atraviesa por una serie de dificultades, como por ejemplo la designación de jueces subrogantes que es hecho por los mismos jueces y no por el Consejo de la Magistratura, quien tampoco tiene posibilidades de destituir a un juez, porque en los casos en que lo cree necesario solo eleva la causa al tribunal de enjuiciamiento.

 

Cimadevilla finalizó criticando el sistema de apartamiento de los jueces de una causa que en la actualidad es hecho por la Cámara de Apelaciones, haciendo referencia específicamente al caso del juez Rafeca, que independientemente de su comportamiento esa misma Cámara en otras situaciones ha tomado decisiones que hacen dudar al común de la gente sobre la complicidad política.

 

Al respecto, planteó el caso Skanska que dijo que a pesar que los propios funcionarios reconocieron haber recibido plata, la cámara dijo que eso no constituía un soborno y en el caso Jaime dijo que los mails no tenían valor probatorio y es precisamente la prueba de la que se valieron para apartar a Rafeca de la causa.



Siguiente Noticia Trece documentales internacionales competirán en el VIII MARFICI

Noticia Anterior Se encadenaron para reclamar por la Liberación Animal

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario