En las islas Malvinas yacen 123 tumbas de soldados caídos en combate que hasta ahora no fueron identificado y solo reza una placa con la frase “Soldado argentino sólo conocido por Dios”. Desde la Fundación No Me Olvides iniciaron una campaña para que a través de estudios de ADN se pueda establecer la identidad de esos cuerpos.

 

Sin embargo, algunos familiares mostraron sus reparos y plantearon una serie de objeciones luego de conocida esta posibilidad.

 

El pasado 2 de abril, la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció la presentación de un “un pedido humanitario al gobierno inglés y a la Cruz Roja Internacional” para poder identificar a los soldados muertos en el conflicto bélico.

 

La solicitud e idea generada por excombatientes luego de un largo camino, y presentada al Ejecutivo el martes 13 de marzo ante el secretario presidencial Oscar Parrilli y el ministro de Justicia Julio Alak, expresó que se busca y desea “hacer el ADN de las 123 tumbas que se encuentran en Malvinas y que no poseen identidad”.

 

Sin embargo, desde la Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur, entidad que nuclea a 550 familias de los 649 muertos en la guerra, expresaron su “sorpresa, extrañeza y también su dolor porque no nos consultaron”, explicó César Trejo ex combatiente de Malvinas y apoderado de esta institución.

 

La mencionada Comisión tiene a cargo el cuidado del cementerio de Darwin y en respuesta, los familiares enviaron una carta a la Cruz Roja Internacional explicando su postura y poniendo condiciones: se oponen a las pericias forenses compulsivas.

 

“El derecho a la identidad no está vulnerado en el cementerio de Darwin. No hay una situación homologable a la de los desaparecidos. Lo que hay son algunas tumbas que no están identificadas”, explicó Trejo en diálogo con Clarín.

 

Los familiares pidieron a la Cruz Roja que la identificación de los 123 combatientes cuyas placas dicen “Soldado argentino sólo conocido por Dios” no avance hasta tanto se consulte a todas las familias.

 

“Hay familias que manifestaron el deseo de ver la tumba de su ser querido identificada. Nos parece legítimo que la Comisión intente que se cumpla. Pero hay familias que tienen una voluntad contraria porque ya han construido su duelo”, dijo Trejo.

 

“Debemos respetar los deseos y necesidades espirituales de todas las familias que tienen sus hijos sepultados en Darwin”. Debido a que todos los restos serían peritados, es “insalvable” que haya “unanimidad”. “Si no estaríamos por el derecho de uno violando el derecho de otro”, subrayó Trejo.

 

Un fuerte temor es que las pericias forenses reaviven una idea latente en los isleños: llevar los cuerpos al continente . Por eso, pidieron al CICR que se prohiba expresamente “el traslado de los restos”.

 

Pero la mayor preocupación de los familiares es la difusión de imágenes. “Tiene que haber un respeto por los restos mortales de los soldados. Y esto lo tienen que garantizar tanto el Estado británico como el argentino, la Cruz Roja o quien intervenga. Sería inadmisible la difusión de ese tipo de imágenes”, advirtió Trejo en nombre de la Comisión que pidió al CICR que -llegado el caso- adopte “medidas de extrema seguridad y resguardo para evitar la captura y difusión de imágenes”.



Siguiente Noticia El precio de la yerba no baja y habilitan un 0800 para denuncias

Noticia Anterior Lunati arbitrará en Mar del Plata Aldosivi - River

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario