“No creo que el turismo sufra consecuencias colaterales ante la correcta decisión de recuperar la petrolera”, remarcó el Ministro de Turismo de la Nación, Enrique Meyer, y agregó que son situaciones contractuales necesarias porque el país no estaba bien abastecido.

 

“Como Patagónico, que además viví la privatización, te puedo decir que en el país no se estaba invirtiendo en exploración ni perforación” destacó el Ministro; quien recalcó que “no hay tensión ni conflicto con España, es simplemente una decisión política que tiene a unos de un lado y a otros de la vereda de enfrente”.

 

Asimismo desde el MINTUR aseguraron que estos conflictos no afectarán los últimos convenios de cooperación con el objetivo de promocionar nuevos itinerarios, e incrementar la llegada de turistas españoles en temporada baja.

 

En este sentido, y teniendo en cuenta que el flujo de turistas españoles a la Argentina y a la inversa ha sido una constante y creciente en los últimos años, el Secretario Ejecutivo del INPROTUR, Leonardo Boto, señaló que no habrá una merma en el flujo de visitantes que viaja de un país a otro. “Estas coyunturas suelen pasar porque los países tienen intereses cruzados, pero los pueblos tienen una gran valoración de hermandad y por eso estoy convencido que no afectará al turismo”.

 

Consultado sobre los beneficios de la expropiación, Boto sostuvo que esta medida repercutirá favorablemente en la aeronafta, y “permitirá convertir a YPF, que tuvo un rol promotor en la década del `60 y `70, que sea un aliado estratégico en la política turística argentina”.

 

Luego remarcó que ahora se abren muchísimas líneas de trabajo. “La importancia de las guías turísticas relacionadas a YPF y la posibilidad de generar acuerdos con la petrolera para favorecer la actividad en relación al desarrollo de hoteles junto a las estaciones de servicio son acciones a mediano plazo”.

 

Por su parte, y en virtud de volver a administrar la matriz energética y recuperar el valor estratégico que tienen hoy el petróleo y el gas, el Presidente de la Cámara Argentina de Turismo, Oscar Ghezzi, explicó: “Es un tema que al turismo, tanto en movimiento como en inversiones, no le influirá porque no se van a mezclar los intereses y diferencias políticas entre ambas naciones con la actividad”.

 

Conocedor del mercado español y con una excelente relación con los capitales de la madre patria, Ghezzi resaltó que las inversiones en hotelería y gastronomía seguirán su curso, y vaticinó que el turista seguirá viniendo o yendo con la mayor naturalidad.

 

“Con esta medida no me queda la menor duda que el transporte aéreo tiene un gran desafío en nuestro país, donde la conectividad es fundamental y se deberá reforzar el trabajo para unir destinos”, finalizó Ghezzi.

 

Fuente:  www.mensajeroweb.com.ar



Siguiente Noticia Vuelve el Festival “Jazz en Abril”

Noticia Anterior Piden quitar licencias a procesados por homicidios culposos

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario