El 1 de abril, Domingo de Ramos, se realizará la sexta edición del Vía Crucis Viviente. Se trata de un espectáculo religioso cultural que con una gran puesta en escena se ha convertido en una cita cultural obligada para comenzar la Semana Santa.

 

Con entrada libre y gratuita, este espectáculo organizado por la Parroquia Santa Rosa de Lima, se realizará a las 19 y el escenario elegido es la Plaza 9 de julio, ubicada en Estado de Israel y 11 de septiembre, en el corazón del barrio 9 de julio de nuestra ciudad.

 

Desde hace varios años, el Vía Crucis Viviente, convoca a miles de espectadores que a través de esta profesional representación buscan comenzar la Semana Santa reviviendo los momentos de la pasión, muerte y resurrección de Jesús. El espectáculo ha sido declarado de interés turístico provincial, y también de interés cultural por el municipio.

 

“La particularidad de este evento, es la magnitud de su puesta en escena, en una panorámica de cien metros se desarrolla la pasión en dos horas ininterrumpidas. Participan más de ciento setenta actores en escena y hay más de trescientas personas involucradas en el proyecto”, resaltó el Padre Alberto Abeldaño, Cura Párroco de Santa Rosa de Lima.

 

En relación al día elegido para el espectáculo, el Sacerdote contó que “Lo hacemos el día que abre la Semana Santa, y es una riqueza para los actores, colaboradores y también para el público que asiste, por la escenografía, el vestuario y la iluminación, junto con muchos otros detalles que se tienen en cuenta el día de la función”.

 

Se destaca también la amplia participación en esta iniciativa de niños, jóvenes, adultos y ancianos; junto a instituciones como la Sociedad de Fomento 9 de julio, las escuelas del barrio, como personas de distintas parroquias. Todos, llevan adelante este proyecto que pretende dar a Mar del Plata, un espectáculo gratuito y popular que revalorice la Semana Mayor del Cristianismo.

 

Año a año la cantidad de público se va incrementando, en estas cinco ediciones más de 10000 personas ya lo vivieron y con él renovaron el valor de la Semana Santa.

 

Coloridos vestuarios y grandes escenografías, dos pantallas gigantes de cuatro metros, una importante iluminación con efectos especiales y un desarrollo atrapante, hacen de éste, un espectáculo conmovedor, que de a poco ha ido instalándose en la agenda marplatense como una interesante oferta para el turismo religioso.



Siguiente Noticia A partir de mayo aumentarán las cuotas de colegios privados

Noticia Anterior Coparticipación: Analizan alternativas que no impliquen aumento de tasas

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario