Julián Ramón, quien fue excarcelado por el crimen del niño Gastón Bustamante, hermano de su novia Rocío, pidió que “encuentren al culpable lo más rápido posible, para que este martirio se termine”.

 

En rueda de prensa a la salida del edificio de los tribunales marplatenses, donde le notificaron que quedaba libre, el joven dijo que una huella suya hallada en el televisor de la casa de Gastón, el principal indicio que lo implicaba, “era anterior al momento al asesinato”.

 

Tras señalar que tenía “muy buena relación con Gastón” y había sido “muy lindo” el cumpleaños del nene, el día anterior al crimen, Ramón señaló: “No sé si hay o no se conocieron públicamente otras líneas investigativas. Si no hay, me preocupa, pero creo que debe haber”.

 

El joven sostuvo que siempre que se enteró de algo sobre el caso lo manifestó a la Justicia: “Tuvieron huellas y ADN de mi parte porque las he entregado voluntariamente y siempre mi idea es colaborar”, remarcó.

 

Ramón consideró “impensada la detención” y refirió que lo puso “muy feliz la libertad” porque “estaba muy triste en la casa”.

 

“Porque sin perjuicio de que estaba en una casa y no en una unidad penitenciaria, no era el lugar donde tenía que estar porque no hice nada para estar allí”, consideró.

 

“Todo esto me dejó tres meses preso sin haber hecho nada. Me dejó una sensación de impotencia. Fue gratificante el apoyo de mi familia, de mis amigos, de mis principales afectos, y no creo poder devolver todo el amor y el apoyo incondicional que me han dado”, completó el joven.

 

El novio de la hermana de Gastón expresó que de ahora en más va a tratar de que su vida siga como era hasta el día en que lo detuvieron, estudiando, trabajando y manteniendo la relación con Rocío Bustamante, hermana de la víctima.

 

“No he podido volver a verla y creo que eso será posible a partir de ahora porque recuperé la libertad de forma plena. Lo único que vi de Rocío fue una nota en donde ella creía en mi inocencia”, recordó.

 

Tras referir que “hace tres meses” que está sin contacto con Rocío y sus padres, Ramón recordó que la mañana del crimen “estaba durmiendo” y cuando se levantó y fue a hacer las compras, lo llamó su novia para contarle lo que había pasado.

 

Ramón relató que en este tiempo de detención domiciliaria rindió en febrero una materia libre de la carrera de Derecho, la aprobó y tratará de seguir estudiando porque no tiene ningún impedimento para volver a Miramar.

 

“Mi intención es reacomodarme y volver a mi lugar de trabajo. Mis empleadores fueron una gran pilar, no sólo para la fortaleza mía sino también la de mi familia”, destacó.



Siguiente Noticia Voley: habrá quinto partido en Mar del Plata

Noticia Anterior Ministro de Seguridad destacó la formación policial descentralizada

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario