El lenguaje de la vestimenta


La vestimenta es una herramienta muy importante dentro del proceso de comunicación, es nuestro “packaging”. Cada prenda es una palabra y el conjunto forma una frase comunicando un mensaje que habla de nosotros, expresa y genera emociones, indica pertenencia. Por lo tanto, el hombre al crear este signo, lo que hace es mostrar con su apariencia, el momento social que está viviendo, incitando a ser conocido y reconocido por los demás.
 

Humberto Eco, en su libro psicología del vestir dice: “El vestido es expresivo, es expresivo el hecho de que yo me presente por la mañana en la oficina con una corbata ordinaria a rayas, es expresivo el hecho de que de repente la sustituya por una corbata psicodélica, es expresivo el hecho de que vaya a la reunión de consejo de administración sin corbata…”La vestimenta, entonces, refleja las condiciones de la vida cotidiana, imprime su sello en la forma de actuar en las variadas circunstancias que nos tocan vivir, la ropa “presta” sus atributos al “personaje” que animamos cada uno de
nosotros en cada circunstancia.
 

Por lo tanto, la elección de un vestuario adecuado a cada evento o situación, es clave, a la hora de causar una buena impresión. “La primera impresión es la que cuenta” y es así, ya que cuando nos presentamos en un sitio, en lo primero que se fijan los otros, lo primero que queda registrado en sus memorias es la apariencia externa.
 

Presentarse a una fiesta de casamiento vestido con jean y zapatillas, seguramente mostrara rebeldía de parte nuestra al no adaptarnos a las situaciones, y eventos concretos, pero seguramente vestir ese mismo jean en una reunión familiar, sí nos mostrara adaptados al evento. Esto muestra nuestra flexibilidad, habla de nuestra capacidad de adaptación a los cambios, al fluir de las circunstancias. A través de la ropa expresamos lo que somos, nos mostramos al mundo, y a la vez, muchas veces mostramos “los que nos gustaría ser”. También buscamos reafirmarnos, provocar, seducir, agradar a los demás.
 

Símbolos representados por de algunas prendas:
1- Vaquero: significa juventud, inconformismo, rebeldía
2- -Cuero: sensualidad, narcisismo, autoestima
3- Traje sastre: en una mujer: personalidad, estabilidad, adaptarse al
mundo del hombre
4- Taco aguja: elegancia, seguridad en una misma
 

Lo más importante, entonces es conocernos, descubrir la ropa que nos favorece y con la que a la vez, nos sentimos cómodos. Así, mostraremos una coherencia entre lo que somos y lo que “decimos ser”.
 

Maria Barberis
info@mariabarberis.com /www.mariabarberis.com



Siguiente Noticia “La Fórmula 1 es una oportunidad para todos los marplatenses”

Noticia Anterior Primer Congreso Iberoamericano de Investigadores y Docentes de Derecho e Informática en Ufasta

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario