Chris Pine y Tom Hardy encarnan a dos agentes de la CIA que son los más mortíferosdel mundo, además de inseparables camaradas y amigos íntimos hasta que ambos seenamoran de la misma mujer (Reese Witherspoon). Quienes en el pasado contribuyerona aplastar a naciones enemigas enteras, recurren ahora a sus incomparableshabilidades y a una colección inacabable de artilugios de alta tecnología paraplantar cara al peor enemigo al que cada uno de ellos se haya enfrentado jamás:su respectivo ex amigo del alma. 

Franklin Delano Roosevelt Foster, más conocidocomo FDR (Pine), es apuesto, distinguido y seguro de sí mismo, y posee unahabilidad preternatural para atraer a las mujeres guapas. Su mejor amigo ycamarada James, por otro nombre Tuck (Hardy), es atractivo, aunque de faccionesduras, y peligroso, pero en cuestiones románticas no está a la altura de sucolega. Su estilo sin rival, unido a sus formidables aptitudes para misionesclandestinas y su buena planta, los convierten en los mejores de entre losagentes de la CIA. Peroel antiguo vínculo personal y profesional de FDR y Tuck se ve puesto a pruebacuando, sin darse cuenta, comienzan a salir con la misma mujer. 

Ésta no es otra que Lauren Scott (Witherspoon),evaluadora principal de productos de una destacada publicación de defensa delconsumidor. Su conocimiento de productos, desde hornos a teléfonosinteligentes, apenas conoce límites y en su lugar de trabajo se muestra comouna experta directiva. Lo que no se le da bien a Lauren es entablar relacionescon hombres, hasta que su amiga del alma, Trish (Chelsea Handler), se hacecargo de la situación e inscribe a Lauren en un servicio de contactos enInternet al que Tuck ha dado su nombre, recientemente y a regañadientes. 


En la primera cita de Tuck y Lauren saltanchispas y todo resulta muy prometedor. Después de haberse despedido, Laurenentra en una tienda de vídeos, donde, por casualidad, FDR anda en busca de otraconquista romántica que añadir a su historial. Sin saber que Lauren acaba deverse con Tuck, FDR se siente intrigado cuando ella ignora sus insinuaciones.Lauren acaba cediendo a la encantadora estrategia de “no aceptar un no” que pone en práctica FDR y accede acelebrar una cita.

Lauren no puede creer que tenga tanta suerte. Hapasado de estar sola a citarse con dos hombres perfectos y de plantainmejorable. Entretanto, sus pretendientes no tardan en darse cuenta de queambos se sienten profundamente atraídos por la misma mujer, y sus instintoscompetitivos entran en acción. Se establecen las reglas de juego. Que gane elmejor. La amistad se transforma en inquina, y salen a relucir todas lasjugarretas clandestinas del manual.

Esto supone graves conflictos. Esto es laguerra.



Siguiente Noticia Cristina: "La F1 vuelve a la Argentina y se correrá en Mar del Plata"

Noticia Anterior La CTA marchó en defensa de los trabajadores

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario