De esta manera Monseñor José María Arancedo fijó la postura de la Iglesia con respecto al fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que sienta jurisprudencia, donde resolvió que no es punible el aborto por violación, sean las mujeres violadas normales o insanas.

 

El ex obispo de Mar del Plata manifestó que el aborto es la supresión de una vida inocente, y no existe ningún motivo ni razón que justifique la eliminación de una vida inocente, ni siquiera en el caso lamentable y triste de una violación.

 

El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), actual arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz, Monseñor Arancedo, remitió a la declaración que el Episcopado emitió el 23 de agosto de 2011.

 

Allí, los obispos afirman que cuando una mujer está embarazada, ya no se habla de una vida sino de dos, la de la madre y la de su hijo o hija en gestación, y ambas deben ser preservadas y respetadas, porque el derecho a la vida es el derecho humano fundamental.

 

“El aborto nunca es la solución”, recordó la Iglesia ante el reciente fallo de la Corte Suprema de Justicia en cuanto a que las mujeres violadas, sean normales o insanas, podrán practicarse un aborto sin necesidad de autorización judicial previa ni temor a sufrir una posterior sanción penal.

 

“Cuando una mujer está embarazada, no hablamos de una vida, sino de dos”, subrayó la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Argentina en su declaración titulada “No una vida, sino dos”.

 

“Deseamos escuchar, acompañar y comprender cada situación, procurando que todos los actores sociales seamos corresponsables en el cuidado de la vida, para que tanto el niño como la madre sean respetados sin caer en falsas opciones”, decía en ese texto del 23 de agosto de 2011.



Siguiente Noticia "Una Corte Suprema en clave de DD.HH"

Noticia Anterior Peñarol se quedó con la edición 100 pero no alcanzó para ser 1

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario