Así lo reflejó el obispo de Mar del Plata, Monseñor Antonio Marino, al presidir en la catedral de los Santos Pedro y Cecilia una misa por el Día Internacional de la Mujer. El prelado advirtió, sin embargo, acerca de “la visión deformada que tiene cierto feminismo agresivo y militante”.

 

“Nadie que de verdad se asome a la doctrina de la Iglesia sobre la mujer podrá negar que la fe cristiana y católica milita en una decidida defensa de la mujer y sus derechos. Y esto no sólo ahora, sino a lo largo de la historia, pues la Iglesia ha defendido la dignidad de la mujer desde el inicio”, destacó Marino.

 

Tras señalar que María es “verdadero paradigma de la mujer y de la Iglesia”, recordó a las “muchas” mujeres mencionadas en los Evangelios, “llamadas y admitidas por el Señor en el número de sus discípulos, como María de Magdala, Juana, Susana, y otras muchas”.

 

“En la historia de la Iglesia la mujer se ha destacado por la profundidad de su fe y su doctrina espiritual, por la fortaleza en el martirio y la fuerza testimonial de su caridad. La ilustración de estos aspectos, desde los orígenes hasta nuestros días, requeriría un amplio espacio de tiempo”, subrayó.

 

“Asistimos a una crispación del lenguaje donde se busca una igualación con el varón en términos de poder, donde desaparece y se banaliza toda especificidad fundada en la biología y se termina hablando de `identidad de género´, a fin de justificar una concepción antropológica que juzgamos inaceptable no sólo desde el punto de vista moral, sino también mal informada desde el punto de vista de la ciencia, y ruinosa desde sus consecuencias prácticas”, manifestó.

 

Más adelante, Monseñor Marino soslayó que “al pretender el Estado imponerla por ley y difundirla en los establecimientos educativos, está atentando contra la libertad de conciencia de muchos profesionales y funcionarios públicos, y violando el derecho natural de los padres a educar a sus hijos según sus propias convicciones”.

 

El Obispo de Mar del Plata sostuvo que “la fe cristiana, desde sus orígenes, nunca le temió al encuentro entre la fe y la cultura, entre las convicciones religiosas y el recurso abundante a la razón. Es también nuestro compromiso del presente”.

 

“Que se dé verdaderamente su debido relieve al ‘genio de la mujer’, teniendo en cuenta no sólo a las mujeres importantes y famosas del pasado o las contemporáneas, sino también a las sencillas, que expresan su talento femenino en el servicio de los demás en lo ordinario de cada día. En efecto, es dándose a los otros en la vida diaria como la mujer descubre la vocación profunda de su vida; ella que quizá más aún que el hombre ve al hombre, porque lo ve con el corazón. Lo ve independientemente de los diversos sistemas ideológicos y políticos. Lo ve en su grandeza y en sus límites, y trata de acercarse a él y serle de ayuda”, concluyó citando a Juan Pablo II.



Siguiente Noticia El próximo viernes se conocerá la sentencia por muerte de abogado laborista

Noticia Anterior Fomentistas controlarán la recolección de residuos, la higiene y el transporte público

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario