El glaucoma es una enfermedad de los ojos que puede controlarse y curarse sin presentar complicaciones para el paciente. Siempre que se detecte a tiempo. Una vez que la enfermedad está avanzada los problemas en la visión son muy graves y pueden llevar hasta la ceguera.

 

Por eso, en el Día Internacional del Glaucoma, el ministerio de Salud provincial recuerda que un control oftalmológico a tiempo, con toma de presión ocular, es fundamental para detectar este mal y tratarlo.

“Tenemos que incorporar como un hábito para la salud de nuestros ojos la visita a un oftalmológico en forma periódica, más aún después de los 40 años y también cuando no se tiene una enfermedad visual”, informó el ministro de Salud provincial, Alejandro Collia.

 

En la provincia de Buenos Aires los hospitales públicos cuentan con servicio de oftalmología. Allí se puede tomar la presión ocular y de paso controlar la agudeza de la visión.

El glaucoma afecta a entre el 2 y 3 por ciento de las personas mayores de 40 años; mientras más avanzada es la edad, más personas se ven afectadas por esta enfermedad y en muchísimos casos lo desconocen.

 

Por eso los especialistas la llaman “una enfermedad sin síntomas, silenciosa”. Es que en las etapas iniciales sólo puede detectarse a través de la toma de presión ocular.

 

“Si se detecta tempranamente no hay mayores problemas. El mayor desafío para nosotros es ése, que las personas consulten al oftalmólogo, que no compren lentes con graduación sin receta”, recomendian los especialistas.

En toda consulta oftalmológica la toma de la presión ocular es uno de los pasos indispensables, que se realizan siempre.

 

El estudio es simple y rápido: consiste en la colocación de gotas anestésicas en los ojos y el apoyo de un pequeño aparato en la córnea para medir la presión ocular. Los valores normales van de 10 a 20 mm de mercurio. Si el paciente tiene una presión ocular mayor a 20 debe visitar a un oftalmólogo para comenzar a tratarse.

 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el glaucoma constituye la segunda causa de ceguera en el mundo, solo superada por las cataratas. Además se estima que entre 80 y 90 millones de personas padecen esta enfermedad y que la mitad lo desconoce por la falta de síntomas que lo adviertan.

 

La enfermedad del glaucoma se trata de una afección en el nervio óptico que puede conducir a alteraciones visuales severas: cuando sube la presión ocular se dañan estructuras, el campo visual y el nervio óptico.



Siguiente Noticia Judiciales definieron una semana de protesta

Noticia Anterior Marino marplatense fue papá a bordo del “San Blas”

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario