En el Día Internacional de la Mujer se desarrolló la II Jornada de Trabajo “1 Banca = 1 Mujer”, que tuvo lugar en el recinto de sesiones del Honorable Concejo Deliberante de General Pueyrredon.

 

En la ocasión, veinticuatro mujeres destacadas por su labor pública en diversos ámbitos del quehacer local fueron invitadas a ocupar las bancas de los concejales para hacer un breve análisis de la situación que vive el sexo femenino en la actualidad.

 

Los abordajes fueron contextualizados en dos grandes temas: empoderamiento y desigualdad laboral. Cada exponente tuvo entre 5 y 7 minutos para expresarse.

 

El acto contó con las presencias del Presidente del HCD, Ariel Ciano; el autor de la iniciativa, concejal Ricardo Palacios; la directora de la Mujer, Alejandra Patuto; la titular de la Dirección de Derechos Humanos, Agustina Palacios; el secretario de Salud, Alejandro Ferro; la secretaria de Educación, Mónica Rodríguez Sammartino; la subsecretaria de Políticas Institucionales, Alejandra Urdampilleta; y el secretario de Gobierno, Marcelo Artime.

 

En primer término se transmitió el video “Abuelas de Plaza de Mayo. La identidad no se impone”.

 

Durante las disertaciones, Stella Maris Orozco, responsable del Centro Preventivo Laboral de SECZA, miembro de la entidad CEFIL, se refirió a “la mortalidad perinatal, cuya media es superior en Argentina donde se realiza un mayor porcentaje de nacimientos por cesárea. Es necesario aumentar la participación de la mujer en política y estos temas los debe resolver, con el acompañamiento del hombre”.

 

A su turno, la doctora Eleonora Slavin, especialista en Derecho Laboral, jueza del Tribunal de Trabajo Nº 2, que se refirió a la pobreza y la vinculó con la situación de la mujer. “Sigue habiendo discriminación en el acceso al empleo y en las remuneraciones, que en Argentina son 26 por ciento menores que las de los hombres”, apuntó.

 

Luego, la asistente en gerontología Celeste Guajardo manifestó, tras expresar su condición trans: “Pasé de ser una trabajadora sexual a ser cuidadora de adultos mayores. Es una manera de expresar que las personas trans también estamos capacitadas para estudiar y trabajar, como todas”.

 

Luego, la profesora de hebreo, Bruria Judith Zerzion, expresó: “A lo largo de muchas generaciones, las mujeres vivieron sojuzgadas a sus maridos. Aunque se ha ido manifestando una evolución positiva en este aspecto”.

 

La psicóloga Elda Bartolucci, se refirió a “un tema silenciado en la sociedad: la sexualidad. Se habla poco, se prefiere no hablar. Es una asignatura para la que no estamos preparados. Pocos se reciben con honores; la mayoría se la sigue llevando a marzo eternamente. Por eso, debo decir, gracias a muchos medios podemos desasnar a la gente. La mujer, en general, sigue viviendo su sexualidad con una mirada represiva, lo que sigue dejando marcas inconcientes de comportamiento de género. Sienten con culpa el acceso al placer, les cuesta alcanzar la plenitud sexual”.

 

A su turno, la secretaria general del Movimiento 2 de Abril de los trabajadores del Puerto, Elda Taborda, se refirió a la situación laboral de las mujeres en ese sector de la industria marplatense.

 

“Somos alrededor de la mitad. Todos sabemos la situación de precariedad que vivimos eternamente, sumados a muchos maltratos. Yo, que tengo mis hijos a cargo, me ví impedida de asistir a actos escolares y otras situaciones bajo amenaza de perder mi empleo. Pienso que debemos aprender a ocupar espacios de poder, porque sino la mujer es la principal enemiga de sí misma”, declaró.

 

Finalmente, la licenciada en Comunicación Marcela Gaboiud (de la Red de Periodistas con Perspectiva de Género) brindó una serie de datos estadísticos sobre la desigualdad en el acceso a puestos de poder y decisión en los medios.

 

“La mayoría de los editores son hombres y la mujer sólo puede ingresar en un 33 por ciento en la televisión por cable y el 22 por ciento en TV abierta, ó el 11 por ciento en diarios. Sólo el 29 por ciento de las mujeres son noticia. Incluso, la discriminación está en el lenguaje; hace años debería ser natural llamar a una mujer “concejala” ó “presidenta” ó decir “todos” y “todas”, pero cuesta imponerlo. Esta sociedad patriarcal nos muestra constantemente qué lugar debemos ocupar, cómo debemos comportarnos y qué decir. La violencia es estructural y cultural”, detalló.

 

A continuación, se proyectó una información para dar a conocer la Línea Malva (108) que funciona en la Dirección de la Mujer.

 

La Banca 25 fue ocupada por el testimonio –transmitido a través de un video proyectado por pantalla gigante- de una mujer víctima durante 25 años de violencia familiar, sus miedos, su lucha y finalmente su decisión –ayudada por amigos y profesionales- para dejar atrás esa penosa situación.

 

El último tramo del acto fue la entrega de certificados de participación a las 24 oradoras.



Siguiente Noticia Profundizarán esquemas de prevención de violencia de género y contención a víctimas

Noticia Anterior Demolieron vivienda que era usurpada por delincuentes

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario