Se ejecutó, este jueves, la orden judicial originada por denuncias de vecinos que indicaba que se debía demoler una casa usurpada. Se trata de la situada en la calle Remolcador Guaraní y Aragón, en el barrio Caisamar.

La tarea fue un trabajo coordinado entre la Fiscalía, a cargo del doctor Daniel Vicente, la Comisaría Sexta y el Municipio a través de la colaboración del Ente de Obras y Servicios Urbanos (ENOSUR), que cedió una topadora para la demolición de la vivienda.

Cesar Ventimiglia, Coordinador del Programa de Protección Comunitaria, señaló que “había una demanda de los vecinos de demoler ese predio porque estaba permanentemente ocupado por delincuentes. Además, había evidencias de comercialización de drogas. Era un lugar muy poco amigable para los vecinos en un barrio muy tranquilo”, remarcó.

“Esto tiene un valor simbólico importante. Es una muestra de cómo debemos seguir trabajando, y cómo es importante articular con todas las agencias del Estado, y los vecinos deben utilizar la inteligencia y los recursos para aportar lo suyo para contribuir a una mayor tranquilidad de los ciudadanos marplatenses”, aseveró Ventimiglia.



Siguiente Noticia Enriquecedor análisis sobre la lucha por la obtención de derechos y la igualdad de género

Noticia Anterior 6.500 niños fallecen cada año en Latinoamérica en siniestros de tránsito

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario