Llegan a su fin las exposiciones de arte mas visitadas de la temporada en Mar del Plata: obras Juan Carlos Castagnino y fotografías de Charly García en el Teatro Auditorium.
Así el domingo concluirán las muestras “Castagnino-Hernández, astillas del mesmo palo” y “El Charly que yo conozco”, que desde diciembre están habilitadas con acceso libre y gratuito en el mencionado Centro Provincial de las Artes.

 

Titulada “Castagnino-Hernández, astillas del mesmo palo”, la exposición propone un reencuentro con la obra del escritor José Hernández y los trabajos originales del artista Juan Carlos Castagnino, publicada por EUDEBA en 1962.
 
Esta exposición, gestada en el aniversario de los cien años del nacimiento de este hijo dilecto de Mar del Plata, constituye un punto de partida para pensar la manera en que las convicciones de Castagnino y su lucha se plasmaron en esta obra. La manera en que él descubrió la correspondencia entre su pincel y la pluma, un siglo después de la publicación del poema.
La mega muestra está conformada por una serie de fotografías testimoniales de Castagnino en Camet, su lugar de origen, y una treintena de obras del artista.
 
Entre ellos destacan algunos dibujos inéditos y obras nunca expuestas en Mar del Plata, como diversos ensayos que no fueron publicados en el Martín Fierro.
 
La exhibición también es acompañada por la exposición de trabajos de los alumnos de la escuela local de artes visuales Martín Malharro.

 

Por su parte, “El Charly que yo conozco”, es una destacada muestra del fotógrafo Maximiliano Vernazza; quien supo reflejar detalles profundos y la intimidad de máximo exponente del rock en castellano: Charly García.
 
Justamente, sobre esta obra, el periodista Alejandro Seselovsky dijo: “El ojo de Maximiliano Vernazza tiene algo perturbadoramente estimulante, una especie de impiedad, el nervio inocultable de un tipo con una cámara en la mano al que, si le das un metro, te la puso.
 
Podríamos decir que el ojo de Vernazza no te perdona una vez que te encuentra. Y Maxi encontró a Charly, a uno de los Charlys que forman parte de nuestra vida y que, como todos los charlys, este también será inmortal.
 
Vernazza nos pone delante de alguien que ya suponemos extinguido, el sujeto de la compulsión en aerosol, say no more y la locura en colores. O mejor, lo pone a él delante de nosotros, lo sujeta, lo desnuda, y lo deja allí, en toda la dimensión de su caos”.
 



Siguiente Noticia Presentaron el festival “Piazzolla Marplatense 2012”

Noticia Anterior "Sabor a nada en el Auditorium"

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario