El abogado defensor de Julián Ramón, el único detenido por el crimen del niño Gastón Bustamante, solicitó su liberación ante la justicia de Mar del Plata al conocerse este miércoles los resultados de ADN de cuatro pelos encontrados en el cuerpo de la víctima.

 

El abogado Alejandro Borawski solicitó a la jueza de Garantías, Rosa Frende, “el cese de medidas de coerción” al conocerse los resultados de ADN y ser los mismos negativos en relación a Julián Ramón, único detenido en la causa y novio de la hermana de la víctima.

 

“Pedí la libertad de mi cliente al quedar demostrado con estos resultados de los estudios de ADN que Ramón no estuvo en la escena del crimen”, dijo Borawsky.

 

Fuentes judiciales informaron a Télam que la magistrada tiene 24 horas para definir la situación procesal de Ramón, es decir, si decide excarcelarlo o si determina que continúe con el arresto domiciliario que está cumpliendo en una casa de Mar del Plata.

 

El análisis confirmó que tres de los pelos hallados en el cadáver de Bustamante (11) pertenecen a familiares suyos, mientras que el restante no coincidió con ninguno de los patrones genéticos cotejados.

 

“En caso de que la jueza decida que no es suficiente para excarcelar a Ramón, vamos a apelar a la cámara penal”, aseguró a Télam Borawski.

 

Sin embargo, voceros judiciales dijeron a Télam que el fiscal Roberto Moure no coincide con los argumentos de la defensa y mantiene su posición de que continúe detenido.

 

La principal prueba que Moure tiene contra Ramón para imputarle el homicidio de Gastón es que, según los peritajes realizados, el joven tocó casi en forma simultánea al crimen el televisor de la casa, presuntamente para simular un intento de robo.

 

Por su parte, la hermana del niño, Rocío Bustamente, defendió días atrás a su novio al ampliar su declaración ante el fiscal, a quien le dijo que en un momento de la cena, su padre se levantó de la mesa y la llevó a la habitación para comentarle que al día siguiente debía depositar dinero en un plazo fijo.

 

A diferencia de su anterior declaración, cuando afirmó que no se movieron nunca del comedor, la testigo dijo que su novio “podría haber tocado el televisor en ese momento” y por eso se encontraron sus huellas digitales en el aparato.

 

La joven también afirmó que su padre, Carlos Bustamante, le reconoció que había declarado contra Julián porque le tenía bronca, ya que había sembrado sospechas sobre su esposa y madre de la víctima.

 

Gastón fue asesinado durante la mañana del 21 de noviembre del año pasado, en su casa de 27 entre 46 y 48, de Miramar, donde se hallaba solo, ya que su madre había salido a realizar compras.

 

Según los investigadores, en ese momento ingresó un hombre aparentemente con fines de robo y fue descubierto por el niño.

 

Ante esa situación, el homicida atacó al chico a golpes y lo estranguló con una media.

 



Siguiente Noticia Ambientalistas protestaron contra cautiverio de animales en oceanario

Noticia Anterior Arba finalizó el “operativo de verano” en la costa atlántica

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario