Se trata de la camioneta con patente KKK 874, cuyas conductores (dos inspectoras de tránsito) se burlaron primero de un peatón, e inmediatamente después frenaron en doble fila sin razón aparente, en una de las calles más transitadas de la ciudad.

 

Ocurrió el viernes a las 12, cuando esta camioneta circulaba por la calle Castelli, mientras su conductora y la acompañante charlaban tranquilamente. El vehículo dobló a la derecha en la esquina de Olavarría, encontrándose con un peatón que cruzaba la calle. Ante la distracción de la conversación, la oficial frenó repentinamente y ya sobre la mujer que estaba cruzando calle Olavarría hacia el Oeste, y que reclamó atención, señalando que cuando un automóvil gira, el paso es siempre del peatón. Las dos mujeres que iban en la camioneta simplemente se rieron a boca abierta, le hicieron algunos gestos de ignorancia al peatón, y siguieron circulando como si nada por la paralela a Güemes.

 

Mientras todavía se reían del incidente anterior, se detuvieron repentinamente sin mediar balizas ni seña alguna, en la esquina siguiente (intersección con Garay, donde fue tomada la foto). Allí estuvieron charlando durante unos segundos deteniendo todo el tránsito hasta que, en medio del embotellamiento, los vehículos pudieron sortear la camioneta, que continuó obstruyendo la esquina durante algunos minutos.

 

 

1 Comentario

Deja un comentario

Comenta desde Facebook:

Comentarios: