Luis Lazarte, suspendido de por vida por la Federación Internacional de Boxeo tras los incidentes ocurridos la semana pasada en Mar del Plata en su pelea con el filipino Johnriel Casimero, se desligó de las culpas del caso y afirmó que todos “se la agarran” con él.

 

“Me cortaron las piernas. No me dejan entrenar ni mirar una pelea. Todos se la agarraron conmigo”, manifestó Lazarte, quien anunció su retiro de la actividad profesional tras el combate en que le preguntó al árbitro si “quería salir vivo” del estadio y en el que su rival fue agredido por el público.

 

En diálogo con TyC Sports, acerca de la amenaza al juez de la pelea, Lazarte se justificó al decir que “el temperamento” lo llevó “a hacer cosas malas” y aclaró que “fue sin intención”.

 

“Le pedí perdón”, esgrimió el “Mosquito”, quien dijo no conocer a las personas que subieron al ring y se mostró molesto porque nadie de la Federación Argentina de Box se comunicó con él.

 

“Nadie me llamó ni me dijo nada. Me enteré todo por la prensa. Fue una noticia muy dura. Ni cuando salí campeón del mundo me llamaron tanto”, remarcó.



Siguiente Noticia Se agudiza conflicto con docentes; uno de los gremios no iciará las clases

Noticia Anterior Intensificarán controles de alcoholemia a conductores de la costa atlántica

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario