En la nueva era de las telecomunicaciones, muchos de los modelos, sistemas y paradigmas de la comunicación se han ido transformando y hasta muchos han dejado de existir.
Desde las incipientes investigaciones en EE. UU a comienzos del siglo XX influidas por la corriente conductista, pasando por las teorías europeas de influencia marxistas, hasta las más recientes que tratan de explicar el rol de los medios de comunicación, hemos visto como siempre fue evolucionando el paradigma que explica el fenómeno complejo de la comunicación.
Sin dudas, la información, ese conjunto de datos que interpretamos diariamente, ha ido adquiriendo cada vez más influencia y, junto a ello, más valor. Este punto lo desarrollan varios autores, entre los que se pueden destacar a Ignacio Ramonet y Pablo Mancini. El primero es un reconocido periodista y escritor español radicado hace muchísimos años en Francia; mientras que el segundo es argentino y gerente de Servicios Digitales para el Grupo Clarín.
Ramonet afirma que la información es una mercancía, que cada día tiene más valor. Al considerarla como mercancía, puede ser negociada, vendida y comprada. Y este valor agregado se traduce en poder, tanto político como económico. Con ejemplos como el magnate australiano de los medios Rupert Murdoch, es fácil explicar su afirmación.
Por su parte, Mancini afirma que el valor que los medios de comunicación le otorgan a la información será la que los diferencien entre el bombardeo diario que recibimos de informaciones.
A esta situación se le agregar un punto más: el tiempo. Hoy en día, las 24 hs diarias no son suficientes para procesar e interpretar las informaciones embaladas en formatos de noticias que recibimos continuamente. Si bien hay sistemas como las noticias on demand, los agregadores de RSS, las búsquedas en Twitter, que pueden simplificar nuestra forma de informarnos, muchas veces se dificulta tener una experiencia satisfactoria.
Evidentemente, con todo lo planteado, nadie puede decir que no estamos informados. Tenemos todas las herramientas y medios para estarlo. También podríamos decir que estamos comunicados: pensemos en el uso del mail, SMS, las redes sociales, la mensajería instantánea, etc.

El nuevo paradigma es la era de la conectividad: un modelo donde lo único que interesa es “estar conectados”, tener señal en el celular, wi-fi, Internet móvil, etc. No podríamos concebir la idea de estar sin conexión y a travesar una jornada sin saber que sucede en el mundo. Este es emodelo actual de la comunicación al que los nuevos medios se deben adaptar, brindando productos acordes a esta realidad.


Por Maximiliano Aracena

Twitter: @maxiaracena



Siguiente Noticia Maximiliano Guerra presenta sus últimas tres funciones de Iván el Terrible

Noticia Anterior Arba detectó irregularidades en puestos de ferias comerciales en Mar del Plata

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario