Días atrás, el Intendente anunció la puesta en marcha de Plan Maestro de Transporte y Tránsito donde se toma como referencia la experiencia que el arquitecto Jaime erner realizó en la ciudad brasileña de Curitiba.

 

Sin embargo, desde Proyecto Sur afirman que los lineamientos de la gestión municipal no se condice en lo más mínimo con lo ideado por quien fuese tres veces alcalde de la capital del estado de Paraná.

 

El referente del Partido Socialista Auténtico en el Movimiento Proyecto Sur, Pablo Aceto, se refirió al anunciado Plan Maestro de transporte y Tránsito días atrás por el intendente Gustavo Pulti.

 

El dirigente político recordó que durante la gestión del intendente Katz, “también con el discurso de crear un plan de gobierno que trascendiera los tiempos”, se crearon los foros del “Plan Estratégico”, luego de una gran participación ciudadana “y de un mal gastar de partidas presupuestarias, ahora nos encontramos con este Plan Maestro de Transporte y Tránsito”.

 

Aceto remarcó que, al igual que su antecesor y ya difunto “Plan Estratégico”, esta iniciativa “se sostiene sobre teorías y experiencias consistentes. En el caso del Plan Maestro de Transporte y Tránsito (MTT), está claramente inspirado en la R.I.T. (Red Integrada de Transporte) que desde 1968 se implementó y desarrolló con gran éxito en la ciudad de Curitiba”.

 

“Pero el intendente Pulti empezó mal; en principio el plan urbanístico de Jaime Lerner (creador de este plan), no se circunscribe solo al transporte, es un plan integral que contiene lo ecológico, lo económico, la descentralización de la actividad económica y gubernamental, la conservación del patrimonio arquitectónico, que tiene como resultado un sistema de transporte integrado y eficiente”, consignó.

 

Aceto resaltó que un principio fundamental de esta teoría es no construir en el radio céntrico, es decir, para que este plan funcione el desarrollo se debe dar hacia afuera del centro como forma de evitar el tránsito hacia el mismo y compensarlo con transporte público.

 

“Hasta ahora el gobierno de Pulti hizo todo lo contrario, a través de ordenanzas de excepción permite la construcción de edificios y proyectos extravagantes como el de la escollera norte, concentró toda la actividad sobre la costa, lo cual es incompatible con el plan que acaba de anunciar”, expresó.

 

Ante lo expuesto, Aceto bregó cmo “defensor del plan Lerner”, que esta idea urbanística no tenga el mismo y triste fin del “Plan Estratégico”.

EL EJEMPLO CURITIBA

 

Curitiba es en buena medida producto de un intendente, el conspicuo arquitecto y urbanista Jaime Lerner, quien hizo de esta ciudad la Capital Ecológica del Brasil y un sistema modelo citado en libros y revistas de urbanismo de todo el mundo. Pero el proyecto que él llevó tantos años se continúa. Y por ello la urbe continúa siendo ejemplo de ciudad sustentable.

 

Carece de los principales problemas de las grandes metrópolis modernas. Es considerada una de las mejores ciudades del mundo por su calidad de vida que se mide por el Índice de Condiciones de Vida (ICV), compuesto por indicadores como renta, educación, habitación, longevidad y otros.

 

Curitiba ganó dos premios mundiales de medio ambiente en 1990, uno de las Naciones Unidas (UNEP, programa del Medio Ambiente de la ONU) y otro del Instituto Internacional para la Conservación de la Energía. Las ONU le otorgo el premio “United Nations Environment Program”, el máximo galardón al medio ambiente. En 2010, Curitiba recibió dos premios mundiales de sustentabilidad.

 

Al mismo tiempo es un polo industrial pero se destaca por el uso de tecnologías limpias, que no generan residuos tóxicos para el medio ambiente, en diversos sectores de producción industrial.

 

Curitiba, progresista y de sólida economía, está a favor del crecimiento industrial pero no está dispuesta a pagarlo con el costo de la calidad de vida. Por ello construyó en 1973 la ciudad industrial lejos de la residencial y a través de diversas medidas evita la contaminación con severas restricciones y sistemas de preservación de áreas verdes.

 

Curitiba recicla sus residuos de manera ejemplar y se encuentra en el tercer lugar en una lista de las 15 Ciudades Verdes del mundo. Contribuye significativamente a la calidad ambiental el sistema de reciclaje de basura impuesto en toda la urbe: en Curitiba no se ve un papel tirado o un basural.

 

En Curitiba en cambio, en todos lados se respira esa conciencia ecológica. La ciudad está repleta de enormes parques, jardines ecológicos, millones de metros cuadrados de áreas verdes. Un buen ejemplo: en lugar de hacer monumentos altisonantes, la visita del Papa estimuló la creación de otro parque que a su vez es un memorial a la inmigración polaca y un lugar estupendo donde hacer jogging, caminar, andar bicicleta o pasear.

 

Otro hecho a destacar: muchos de los parques fueron ganados al asfalto o a las áreas vacías en la década del 70 pero no fue solo un impulso que quedó estancado; hoy se siguen construyendo nuevos y los más viejos están todos en perfecto estado, con sus céspedes impecables ofreciendo, además, auditorios, laboratorios, bibliotecas, restaurantes y todo tipo de recreación.

 

Para mantener, desarrollar e impulsar la conciencia de preservación ambiental no alcanza con construir parques hay que educar a la población. Así Curitiba creó la Universidad Libre del Medio Ambiente, una entidad cuyo objeto es generar un espíritu global de defensa ambiental y que es en realidad, otro parque más. La Universidad, en efecto, está situada en un hermoso predio y tiene una estructura de madera construida sobre una rampa de espiral donde se dictan cursillos sobre preservación ecológica.

 

En las escuelas primarias ya se imparten cursos sobre problemática ambiental y sus soluciones, lo que ha determinado un espíritu comunitario que se refleja en los afiches, los autoadhesivos y los logotipos.

 

Se puede recorrer Curitiba en modernas ciclovias o en un sistema de autobuses notables. Las unidades de transporte son muy numerosas y su estado es impecable; se cambian apenas muestran el menor signo de deterioro y todas parecen recién salidas de la fábrica. Al curitibano se le ofrece la comodidad de esperar su transporte en hermosas y funcionales estaciones tubo de vidrio templado de color ceniza que además se destacan por su depurado diseño y su estado impoluto.

 

Eficiencia, comodidad y belleza son evidentemente los lemas de esta ciudad especial. Tanto es así que las escaleras para subir y bajar del ómnibus se han suprimido: un rampa se eleva, recoge al pasajero desde la estación tubo y lo deposita suavemente tanto al ascender y al descender.

Fuente: Diario El País (Uruguay)



Siguiente Noticia Repudian represión en Tinogasta durante campaña No a Minería Contaminante

Noticia Anterior Últimas funciones de "Adentro", la obra de Mauricio Dayub

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario