Luis Lazarte no pudo alcanzar el título interino minimosca de la FIB al ser vencido por nocaut técnico en el décimo round por el filipino Johnriel Casimero.

 

Con la victoria consumada se desató una batalla campal protagonizada por el rincón del marplatense y varias personas identificadas con el Sindicato de Camioneros amigos del “Mosquito” que arremetieron contra el campeón y su equipo.

 

El final del pleito se produjo cuando el árbitro neoyorquino Eddie Claudio detuvo las acciones al considerar que Lazarte (47,500 kilos), tras haber caído en dos oportunidades en el round anterior y también al comenzar el décimo round, no podía seguir combatiendo.

 

La pelea se caracterizó por las innumerables infracciones que cometieron ambos, en especial el marplatense, quien se mostró impotente por momentos para llegar a conectar golpes claros en la humanidad de su joven rival (21 años, 46 kilos).

 

El árbitro tuvo mucho trabajo y por momentos pareció que la pelea se le iba de las manos ante el deslucido accionar de los protagonistas.

 

 

Fue una noche difícil para el visitante desde el principio, ya que Lazarte lo golpeó después de las órdenes de separación, en varias ocasiones debajo de la zona permitida e incluso llegó a morderlo con el aval del árbitro estadounidense Eddie Claudio.

 

El joven asiático demostró habilidad, valor y hasta hidalguía al seguir peleando con esperanza contra la fuerza aplastante de ese ambiente hostil, y en la novena vuelta asomó el milagro, cuando Lazarte cayó por primera vez.

 

Casimero tardó minutos en darle a la victoria su forma definitiva, pero con ella llegó un aluvión de proyectiles y un grupo de agresores conformado por el rincón y varios camioneros amigos del “Mosquito”.

 

La batalla creció y se extendió en todas las direcciones, mucho más allá del control de la policía, tal es así que el nuevo campeón tuvo que llegar al vestuario por sus propios medios.

 

Los incidentes fueron de una magnitud tan importante que ni se pudo cumplir con la ceremonia de premiación.

 

El filipino fue quien colocó las mejores manos -no fueron muchas para destacar- y sacó una ventaja en las tarjetas a pesar que recibió una cuenta de protección en el quinto capítulo. También fue sancionado con dos puntos de descuento por cometer infracciones.

 

Lazarte quien también fue castigado con un punto por reiteradas faltas, visitó la lona en dos oportunidades en el noveno asalto. Esta circunstancia le abrió el camino al filipino para definir a su favor la pelea en el round siguiente y quedarse con la corona interina de la FIB.

 

Lazarte, que a los 41 años realizaba su décima pelea mundialista y estaba primero en el ranking de la FIB, quedó con una foja de 49-11-2/ 18 ko y 1 sd).

 

Casimero, de 20 años y hasta anoche número dos del escalafón FIB, elevó su palmarés a 16-2-0/ con 10 nocauts.



Siguiente Noticia El 911 Mar del Plata recibirá denuncias sobre venta de drogas o trata

Noticia Anterior Scioli destacó proyección internacional de Mar del Plata en su aniversario

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario