En el marco de la Semana Vocacional Diocesana, se desarrolló una misa en la que se celebró la dedicación de la Iglesia Catedral y asimismo el Obispo de Mar del Plata confirió los ministerios de lectorado y acolitados a ocho seminaristas y a un laico que se prepara para el diaconado permanente.

 

Monseñor Antonio Marino fue acompañado por varios sacerdotes que concelebraron la eucaristía. En la homilía, hizo un fuerte llamado a todos los bautizados que se han alejado de la Iglesia.

“Solemnizar los aniversarios de los templos, es costumbre hondamente arraigada en la tradición de la Iglesia, desde la era de los Padres. Para ellos no se trataba solamente del recuerdo de una fecha, sino de una ocasión donde se ahondaba la conciencia del misterio de la Iglesia, como casa de Dios” inició Monseñor Marino su homilía.

Más adelante, manifestó, “de un modo especial hoy quisiera, como obispo de esta Iglesia marplatense, expresión local de la Iglesia una, santa, católica y apostólica, invitar a volver a esta casa a quienes por una u otra razón se han ido de ella. Lo hago a través de ustedes. Jesucristo fundó sólo una Iglesia, no muchas. Una sola es la verdadera, capaz de albergar al mismo tiempo a santos y a pecadores como nosotros. Fundada sobre la fe de los Apóstoles y guiada por el Espíritu prometido por el mismo Cristo”.

“Católico, vuelve a casa, te esperamos, allí has nacido, allí Jesús te enseñó a honrar a su Madre. Allí recibes las riquezas de la Tradición animada por el Espíritu de Jesús. Con dolor de pastor debo decir que, en las últimas décadas, un porcentaje elevado de bautizados en la Iglesia Católica ha emigrado hacia otras propuestas. El fenómeno es complejo. Nosotros respetamos a todos, pero no podemos renunciar a nuestra convicción profunda”, enfatizó preocupado el Obispo.

Para concluir su homilía se dirigió a los seminaristas y al candidato al diaconado permanente “sea éste un día festivo, de legítima alegría. La Iglesia marplatense espera mucho de ustedes. Sean fieles y aspiren a la entrega sincera de sus vidas al servicio de Cristo”.

Entre las actividades que se fueron desarrollando a lo largo de esta semana en la que se rezó pidiendo por más vocaciones consagradas, días atrás se realizó un encuentro de jóvenes con el Obispo.

Decenas de jóvenes se congregaron en la Iglesia Catedral y durante una hora y media rezaron frente al Santísimo Sacramento, reflexionaron sobre las necesidades del mundo actual y sobre la respuesta que Dios les pide ante esta realidad. Monseñor Marino estuvo con los jóvenes durante todo este espacio, luego dedicó unas breves palabras, y les regaló a cada uno una estampa con una oración del Siervo de Dios, Cardenal Eduardo Pironio.

Fiesta de la Gruta de Lourdes en el Puerto

La última actividad programada en esta Semana Vocacional será este sábado 11 en la gruta de Lourdes, cuando toda la comunidad de fieles, especialmente la del puerto; honre a la Virgen María en esta advocación que allí se venera.

 

A las 19 será la misa central presidida por el Obispo de Mar del Plata y posteriormente, con la imagen en andas, se realizará la colorida procesión por las calles del puerto. Esta tradicional fiesta convoca a multitudes de personas que se congregan para honrar, agradecer y pedir intercesiones a Nuestra Señora de Lourdes.



Siguiente Noticia Comienza la XXI Fiesta Provincial de Mar del Plata

Noticia Anterior El CEMA será inaugurado en el mes de abril

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario