Así lo reconocieron desde la Secretaría de Planeamiento Urbano. Es una condición para que puedan desembarcar en Mar del Plata planes financiados por la Nación o la Provincia.

 

La última vez que un gobierno municipal adquirió tierras fue a mediados de los noventa durante la gestión Russak.

 

Cabe destacar que existen más de diez mil familias inscriptas en un Registro de Demanda Habitacional y en la actualidad el único plan vigente es la última etapa del Dignidad que está destinado a casi un centenar de familias de la villa de Paso.

 

La crisis habitacional en General Pueyredon merece una urgente intervención de las autoridades municipales, pero para que durante 2012 lleguen nuevos planes de viviendas financiados por la Nación, el municipio debe adquirir tierras y disponerlas para tal fin.

 

En declaraciones a Radio La Red (FM 91.3), el subsecretario de Planeamiento Urbano de la comuna, Ricardo Rodriguez, reconoció que en la actualidad no hay predios disponibles para planes de viviendas.

 

Rodríguez explicó que, originariamente, las tierras fiscales no están previstas para solución habitacional, sino para fines colectivos de la población (salud, educación, seguridad), es decir, son predios que pueden utilizarse para plazas o equipamiento comunitario, pero no para soluciones individuales.

 

En tal sentido, el Subsecretario de Planeamiento Urbano dejó en claro que para tener tierras para vivienda, el Estado debe comprarlas específicamente para ese destino, que fue lo que se hizo en Mar del Plata a mediados de los 90 en la gestión de Mario Russak, cuando se compraron tierras en los barrios El Martillo, Las Heras y Don Emilio, para un plan que en aquel momento se denominó “1500 viviendas”.

 

“Luego dio posibilidad a nuestro municipio ante la aparición de los planes oficiales para construcción de viviendas Dignidad y Federal, de captar financiación porque contaba con las tierras compradas en otra gestión y así fue como en estos tres sectores mencionados se han llevado adelante emprendimientos habitacionales”, agregó.

 

Otra alternativa para solución habitacional que comentó Rodríguez, son aquellas que están donadas por la Ley provincial 11622, en las cuales a cambio de la condonación de la deuda que mantiene con el estado, el titular de esas tierras las dona a la comuna.

 

“Nosotros tenemos una cantidad de inmuebles que están donados y que por ley deben destinarse a fines de solidaridad social, lo que sucede es que todos estos inmuebles se ubican fuera de la ciudad y no siempre resultan los más adecuados para resolver problemas de vivienda”, consignó.

 

Ante la consulta de si el municipio está en condiciones financieras como para afrontar un plan de viviendas propio y no depender de provincia o nación, el funcionario entendió que en estos momentos no es factible esa posibilidad. “No ha sido el fin específico del municipio en ninguna gestión el de resolver problemas de vivienda de manera integral, por lo menos desde el nivel local”, reconoció.

 

Más adelante, sostuvo que la crisis habitacional que sufre el distrito es un problema serio, “pero para abordarlo hay que destinar una importante cantidad de fondos y hasta ahora ha sido cubierto por la nación en los planes que ha puesto en marcha y el municipio lo que ha aportado es la tierra para que estos planes se puedan llevar a cabo”.

 

Sin embargo, el Subsecretario de Planeamiento Urbano afirmó que, en la actualidad, “no hay tierras para disponer nuevos planes de viviendas”.

 

“Para avanzar en la compra de tierras se piensa en hacer un llamado para oferta de tierra, bajo determinadas condiciones de aptitud que se establecen en el pliego, e incrementar el patrimonio del estado en ese sentido y es una posibilidad que se analiza para este año”, añadió.

 

En cuanto a la usurpación de terrenos que en la mayoría de los casos deriva en la instalación de asentamientos de emergencia, Rodríguez expresó que “es un tema bastante complejo el acceso a latierra y de las posibilidades de contar con un predio para que cada una de las familias pueda edificar, en muchos casos, imposibilidades que hacen a una cuestión mucho más estructural que llevan a tomar la decisión de asentarse en un predio que está ocioso. No es la práctica más saludable la de la usurpación pero es un recurso que se da en nuestra ciudad como en muchas otras”.

 

Por: Gonzalo Patrone
PUNTONOTICIAS
Radio La Red (FM 91.3)



Siguiente Noticia Chicos de comedor barrial pasarán la tarde "de cara al mar"

Noticia Anterior ¿Tarjeta SUBE en Mar del Plata?

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario