Así surge de un informe elaborado por el Instituto de Estudios Laborales y Sociales de la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales.

 

Destacan que, por segundo año consecutivo la población económicamente activa del sexo femenino, de más de 14 y hasta 64 años, volvió a tener un movimiento más atenuado al que acusó la franja masculina.

 

El estudio del IDELAS-UCES fundamenta ese retroceso “exclusivamente por el efecto desaliento que genera la Asignación Universal por Hijo”.

 

Según la última información disponible en ANSES, la cantidad de beneficiarios correspondientes a la liquidación de la AUH supera los 3,5 millones de menores. A partir de marzo de 2011, también reciben la asignación las mujeres con más de tres meses de embarazo, manteniendo el límite máximo de cinco beneficiarios por hogar.

 

“No se trata de una diferencia menor si se tiene en cuenta que en ese período las condiciones macroeconómicas resultaron más favorables que en los años previos para la obtención de un empleo y que su universo es más grande al del género opuesto. Además, la proporción de la PEA mujeres respecto del total de su población se ubica muy inferior al promedio mundial y también en ese caso presenta peor performance que la de los varones”, esas son las principales conclusiones del último informe del Instituto de Estudios Laborales y Sociales de la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales.

 

“Aunque a diferencia del año anterior en el tercer trimestre de 2011 los indicadores socioeconómicos de la población de más de 14 años, correspondientes al total de los aglomerados urbanos del país que midió la Encuesta Permanente de Hogares del INDEC, dieron cuenta de un generalizado repunte de la tasa de participación en el mercado de trabajo, con un promedio de 1,1 puntos porcentuales, otra vez la PEA femenina, con 48,1%, fue menos expansiva que la de los varones que ascendió a 73,2%”, observa el trabajo.

 

El estudio del IDELAS-UCES indica que “ese retroceso en términos relativos parece explicarse exclusivamente por el efecto desaliento que genera la Asignación Universal por Hijo, porque se otorga a las madres que acrediten un ingreso habitual mensual del grupo habitacional inferior al SMVM, independiente de la cantidad de niños menores de 18 años que haya procreado”.

 

“Si bien la AUH es considerada una asistencia que cuenta con la aprobación de casi la totalidad de la ciudadanía y de las cámaras legislativas, parece mostrar el defecto de generar un desincentivo a la concurrencia de la mujer necesitada de ingresos al mercado laboral registrado, donde por definición la remuneración mínima no puede ser menor al Salario Mínimo Vital y Móvil, el cual es de $2.301 desde septiembre de 2011”, agrega el informe.

 

“Constituye así hoy la transferencia de ingresos más importante de la historia argentina. Aún así, la Encuesta de Percepción sobre los Programas Sociales reveló que 89% de los consultados se preocupa porque mucha gente que necesita ayuda económica no tiene acceso a los planes, escribió en su libro País Rico, País Pobre, Eduardo Amadeo, pág. 18, Ed. Sudamericana”, destaca el análisis de la casa de altos estudios.

Mayor retracción en la franja joven del género

 

Al analizar la estructura etárea de la oferta de mujeres en el mercado de trabajo el IDELAS-UCES muestra que “en las dos franjas que abre el INDEC la estadística las tasas de participación entre el tercer trimestre de 2010 e igual período de 2011 experimentaron aumentos. Sin embargo, en la correspondiente al segmento comprendido entre los 14 y 29 años, el movimiento fue más atenuado, apenas 0,8 puntos porcentuales, frente a 1,8% que lo hizo la rama más madura. Mientras que en un análisis retrospectivo de mediano plazo, surge con nitidez como el primero retrocedió 0,9 puntos porcentuales desde 2003, a 40,9% de la población de ese grupo, en tanto el segundo se amplió en 5,9 puntos porcentuales, a 64,6 por ciento”.

 

En el caso de los varones, en cambio, el estudio determinó que “no sólo en los cotejos de las tasas de la población que concurre al mercado de trabajo se detectaron aumentos en las dos franjas que por edades presenta la estadística oficial, sino que también, tanto en el corto como en el mediano plazo se anotaron avances, hasta alcanzar ratios de 58,2% en el segmento de 14 a 29 años y de 93% en el comprendido de 30 a 64 años”.

 

Concluye el informe privado que “la comparación con el resto el mundo muestra con nitidez que la Argentina se ubica entre los países con menor tasa de participación de la población en el mercado de trabajo, no obstante registrar uno de los índices más bajos de habitantes por kilómetro cuadrado”.

 

Esto indica, según IDELAS-UCES “por un lado el enorme potencial que tiene el mercado laboral para crecer, y por el otro que existe una suerte de desempleo encubierto ante la aún débil capacidad de la economía de generar puestos para una importante porción de los habitantes”.



Siguiente Noticia Martes en el Auditórium

Noticia Anterior Hergo: "somos una empresa marplatense y nos gustaría que estas cosas no ocurran"

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario