Una vez más Mar del Plata se vestirá de blanco para celebrar una de las ceremonias más emotivas del continente: la fiesta en honor a Iemanjá, verdadero acontecimiento no sólo religioso sino cultural que rinde honor al respeto por todas las etnias y a la diversidad. La misma tendrá lugar este domingo 5 de febrero a las 20 en la Playa Popular.

 

Más de 3.000 personas –entre ellos el antropólogo Alejandro Frigerio- han confirmado su presencia a este encuentro que, como desde hace 28 años es organizado por el babalorixá Hugo Watemberg, director del Centro de Estudios Africanistas Reino de Iemanjá Bomí.

 

El festejo ha sido declarado de Interés Cultural y Turístico por la Secretaría de Cultura y el Emtur (respectivamente) y de Interés Cultural por la Secretaría de Turismo de la Provincia de Buenos Aires.

 

Los asistentes llegados de toda la Argentina, Cuba, Uruguay, Brasil y Paraguay se darán cita para participar de esta celebración, de hondas raíces afroamericanas y de significativo valor cultural y de singular atractivo turístico.

 

Acerca de la ceremonia

 

Como en cada temporada, la procesión partirá del playón del edificio Casino -altura Las Heras- y su formación se llevará a cabo a las 19. 30. Luego la columna, presidida por la imagen africana de Iemanjá, se dirigirá a la Playa Popular, donde tendrá lugar la roda, el toque de batuque, las danzas y la entrega de barcas con ofrendas y pedidos -que todos los asistentes podrán realizar- al mar.

 

Iemanjá, orixá máxima del panteón africano -que presidió con su tutela el 2010- es la dadora de abundancia y protectora de las familias en general y de los pescadores en particular, y a ella le han dedicado su obra Jorge Amado (literatura), Caribé (artes plásticas) y Vinicius de Moraes (música y poesía), Pierre Verger (fotografía), Caetano Veloso, Gal Costa y Sergio Mendes (música), entre otros, además de haber sido popularizado su culto en numerosos largometrajes.

 

Su procedencia es la nación yorubana de África y desde allí llegó a América bajo la custodia y devoción de los esclavos de los barcos colonialistas. Hoy su influencia y protección se extienden en el mundo y su culto ha trascendido a otras etnias.



Siguiente Noticia Se conocieron las ofertas para la obra de cloacas en barrio Alfar

Noticia Anterior Parador turístico de Sierra de los Padres, en estado de abandono

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario