Una multitud de fieles, alumnos y ex alumnos, docentes, autoridades, y miembros de la Armada Argentina se dieron cita en la Iglesia Stella Maris con motivo de la apertura del jubileo por los cien años del templo.

 

El obispo de Mar del Plata, Monseñor Antonio Marino, presidió la misa junto al vicario general de la diócesis, Monseñor Armando Ledesma y varios sacerdotes de la ciudad que quisieron hacerse presentes en esta ocasión especial.

 

Todas las Hermanas Adoratrices del Santísimo Sacramento, congregación que allí reside, con mucha alegría participaron de la celebración. La imagen de Stella Maris, ingresó al templo siendo llevada en andas por cuatro marinos.

El Obispo señaló, “el fenómeno urbano de esta ciudad y puerto está vinculado para siempre con la comunidad de inmigrantes, en su mayoría italianos, que trajeron los tres principales valores sobre los cuales se construyó la Argentina que supo trascender ante el mundo: sentido de familia, dedicación al trabajo y ansias de educación para sus hijos”.

 

Luego agregó “en horas de riesgo y también de esperanza para nuestra patria, de oscuridad y de luchas, donde los cristianos católicos tratamos de proyectar sobre la sociedad la luz que de Cristo hemos recibido, mirando hacia la Virgen; nos es grato concluir con palabras de un himno de la Liturgia: Estrella del mar, ven a socorrer al pueblo que tropieza y se quiere levantar”.

Monseñor Marino durante la eucaristía, también hizo referencia y saludó a dos consagradas que coincidentemente cumplían 50 años de consagración en esta orden religiosa.

 

Al finalizar la misa, se realizó en el salón del Colegio Stella Maris, el acto de inauguración por los 100 años, festejos que se prolongarán durante todo este año y tendrán como protagonistas principales a las Hermana Adoratrices del Santísimo Sacramento y a la nutrida comunidad educativa del lugar.



Siguiente Noticia La mayoría de turistas bonaerenses estaba al día con ARBA

Noticia Anterior La Municipalidad otorgó habilitación al Sasso Casino

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario