Los reclamos por cuestiones vinculadas a los servicios públicos, como deficiencias en la prestación de luz, agua o transporte, encabezan, con el 10,32 por ciento del total, el ranking de reclamos que los bonaerenses formulan a la Defensoría del Pueblo de la Provincia.

 

En tanto, las obras sociales y las empresas de medicina prepaga ocupan el segundo lugar (10,64 por ciento), seguidos por la seguridad vial (10,12) y la protección del consumidor (9,05).

 

Se trata de las denuncias que llegaron a la Defensoría durante el año 2011, período en el que se tramitaron 7.510 quejas provenientes de toda la provincia, informó el organismo en un comunicado.

 

El ombudsman provincial, Carlos Bonicatto, destacó la participación de los vecinos a la hora de realizar sus presentaciones y sostuvo que “la Defensoría es el último lugar a donde recurre la gente cuando tiene un problema, es la esperanza que le queda a una persona de que su derecho sea respetado”.

 

Sobre el ranking de quejas 2011, Bonicatto indicó que “el 72 por ciento de los casos gestionados por la Defensoría ya fueron resueltos, mientras que un 14 por ciento se encuentra en proceso de trámite e investigación y el 14 por ciento restante está a la espera de que el denunciante aporte información adicional”.

 

El organismo recibió, en el período bajo análisis, un promedio de 20,57 denuncias diarias, pero la proyección indica que el número de casos creció en forma paulatina en función del mayor conocimiento que la gente tuvo del organismo.

 

En enero de 2011, se gestionaron 254 reclamos, mientras que en diciembre ese número trepó a 928. En tanto, en el primer mes de este año ingresaron 1.017, lo que implica un aumento del 400 por ciento con respecto al mismo período del año anterior.

 

De persistir esta tendencia, en 2012 el número de quejas atendidas por la Defensoría ascenderá alrededor de 12 mil, lo que podría representar un aumento del 60 por ciento medido en términos anuales, se indicó.

 

Por último, el funcionario consideró que “la Defensoría del Pueblo es un instrumento de participación de la gente”, y dijo que “debe resguardar los derechos de las personas, pero también contribuir a la gobernabilidad, porque está cubriendo el vacío provocado por la modificación de las instituciones y la crisis de representatividad”.



Siguiente Noticia La Municipalidad otorgó habilitación al Sasso Casino

Noticia Anterior Uno de cada cuatro autos recibió multas en las rutas hacia la Costa

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario