En un año se redujo un 60 % la cantidad de menores de 18 años que ingresaron a las guardias hospitalarias de la costa atlántica por intoxicaciones alcohólicas. Los datos se desprenden del balance de las consultas a cargo del ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires y el Partido de la Costa.

 

Además, de ese informe surge que de los casi 4.800 controles de alcoholemia a cargo del gobierno provincial y de los municipios de la Costa Atlántica, 315 dieron positivo, y los conductores debieron dejar sus licencias y abandonar el volante.

 

También se clausuraron 89 de un total de 2012 comercios inspeccionados y se secuestraron 6.172 botellas de bebidas alcohólicas por incumplir las leyes de nocturnidad y expendio de alcohol de la Provincia.

 

En el balance se destaca “la reducción de un 80 por ciento en los ingresos a las guardias de hospitales por consecuencia del alcohol y otras sustancias psicoactivas en los distritos de la Costa”, explicó el ministro de Salud provincial, Alejandro Collia, al pasar de 225 a 45 las consultas por intoxicaciones con alcohol y otras sustancias psicoativas.

 

“Consideramos que el incremento de los controles de alcoholemia, de los boliches y de los comercios para que se respeten las leyes de nocturnidad impulsadas por el gobernador Daniel Scioli han surtido efecto”, dijo Collia y agregó que “se prestó especial atención a la prohibición de vender alcohol a los chicos menores de edad”.

 

El ministro confirmó que “estas medidas continuarán durante todo el verano en conjunto con los intendentes, cuya participación es fundamental para hacer posible los operativos por un lado, pero también para concientizar a los chicos y sus padres que la ley de nocturnidad redunda en un beneficio para todos ellos”.

 

Las principales causas de clausura de boliches y comercios durante el mes pasado fue la falta de Licencia Reba para la venta de bebidas alcohólicas tal como lo exige la Ley Provincial 13.178, además del incumplimiento del horario de ingreso estipulado por la ley 14.050, que establece que los boliches deben suspender el ingreso de público a partir de las 2 de la mañana.

 

Según la ley, los boliches deben cerrar sus puertas a las 5.30. No obstante, durante la temporada de verano, los distritos turísticos pueden solicitar la extensión de una hora más, lo que les permite cerrar a las 6.30.

 

Por otra parte, el hallazgo de menores consumiendo alcohol fue la tercera causa más frecuente de clausura, hecho que infringe el artículo 1º de la Ley 11.748.

 

GUARDIAS REFORZADAS

 

Más allá de las acciones punitivas, Salud dispuso de un refuerzo de las guardias en los hospitales costeros, que contempla la atención por parte de psicólogos, trabajadores sociales y operadores terapéuticos especializados en adicciones.

 

“De este modo, tras el tratamiento del episodio agudo por intoxicación, que queda a cargo de los médicos, los especialistas en adicciones mantienen una entrevista con el paciente para tratar de dilucidar el patrón de consumo, brindar contención y orientación y contactar a la familia”, explicó el director de Salud Mental de la cartera sanitaria, Aníbal Areco.

 

En los casos en que se percibe claramente una conducta adictiva, se contacta a la familia y se deriva al paciente al Centro de Prevención y Atención de las Adicciones (CPA) más cercano al domicilio.

 

Además, la Provincia elaboró una campaña gráfica con entrega de folletería específica en las playas para desalentar el consumo de alcohol entre los jóvenes.



Siguiente Noticia Casi 5 millones de turistas eligieron la costa atlántica en enero

Noticia Anterior La Dueña del Mar: Teatro Local unipersonal

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario