A las puertas del último fin de semana de enero, los principales destinos de la costa bonaerense, en particular Mar del Plata, se apresta a afrontar un particular mes de febrero. Este año incluirá dos fines de semana largos y el inicio del ciclo lectivo. Los empresarios reflejan moderadas expectativas y le apuntan a los primeros diez días.

 

Tradicionalmente, enero es el mes más fuerte y, por la alta demanda, también es el más costoso para alquilar casas, departamentos, carpas y sombrillas y, según su ocupación, también en hoteles.

 

Febrero, segundo mes en importancia, es elegido también por los turistas en función de sus precios más competitivos: los alquileres de inmuebles cuestan de 20% a 30% menos que en enero, mientras que carpas y sombrillas pueden valer de 15% a 40% menos, según datos de inmobiliarias y cámaras que nuclean a empresarios.

Por ejemplo, un departamento en Mar del Plata que costaba $ 8.000 en la segunda quincena de enero puede conseguirse por unos $ 6.000.

 

En tanto, en los hoteles la rebaja no es unánime. Febrero es aún temporada alta y la variación de precios depende de cada hotel, en función de las reservas. Algunos ofrecen promociones, con precios levemente más bajos, mientras que otros mantienen las tarifas.

 

Con respecto a los restaurantes y bares, los valores no varían demasiado. Quizás pueda existir alguna promoción extra si la demanda es baja, pero empresarios gastronómicos explican que son los mismos precios que se manejan durante el año y que se ajustan por inflación.

 

En el sector admiten que enero fue bueno, aunque aclaran que no cumplió con las expectativas previas. Y no se animan a anticipar cómo será febrero. “La segunda quincena de enero fue similar a la de 2011, pero estuvo por debajo de las expectativas. Esperábamos más porque diciembre había sido bueno, mejor que el año anterior”, comentó Daniel Suffredini, presidente de la Asociación Hotelera y Gastronómica de Mar del Plata.

 

Según datos de Fehgra, Mar del Plata registró una ocupación de 80% en la primera quincena en hoteles y, para la segunda, cerraría en un 90%.

 

Un denominador común en toda la temporada es el “cuidado” que los veraneantes tienen con sus compras. En general, los empresarios notan que limitaron sus gastos en gastronomía, ya que compran más en supermercados y comen menos en restaurantes, algunos de los cuales ofrecen promociones para atraerlos, incluso en enero.

 

Para febrero, las expectativas son dispares. La mayoría de los empresarios considera que podría ser similar al año pasado, mientras que otros temen que no sea tan buena, ya que las clases se inician el 28 de febrero y muchos padres prefieren estar en su casa antes del comienzo, lo cual podría afectar a la segunda quincena.

 

Otros, en tanto, creen que los dos fines de semana largos en las últimas dos semanas del mes (20 y 21 por Carnaval y 27, por el Bicentenario de la Jura de la Bandera) podrían aportar un gran número de turistas en esos días.

 

En marzo, en general, los alquileres de inmuebles cuestan hasta 50% menos que en enero.

 

Fuente: El Cronista



Siguiente Noticia Piden señalizar giros a la izquierda de Independencia

Noticia Anterior Básquet: Quilmes volvió al triunfo

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario