El derecho a huelga llegó también a Internet. Sitios web de todo el mundo, desde Wikipedia hasta Cuevana han decidido usar el paro como modo de protesta. No, no se trata de un reclamo salarial. Así que, si intentaste ver una película y se cortó bruscamente, o si quisiste buscar un dato en Wikipedia y no pudiste, prestá atención, porque hay una explicación, y nos toca a todos los usuarios de internet.

La razón de que sitios web que reciben miles y miles de visitas diarias hayan decidido “mantener sus puertas cerradas” por 24 hs. es que, al congreso de Estados Unidos, llegó la ley conocida como “SOPA” (Stop Online Piracy Act). Según sus impulsores, y como su nombre lo indica, es una ley que buscaría terminar con la piratería en Internet.

Pero no todo es tan sencillo. Para empezar, hay grandes discusiones acerca de lo que es y no es piratería. También se discute mucho acerca de hasta qué punto es perjudicial en lugar de ser “democratizadora”. Todos recordaremos el “caso Cuevana” y la cantidad de repercusiones que tuvo la discusión en redes sociales y medios de comunicación masiva.

La cuestión en sí va mucho más allá del caso de los sitios web, y tiene que ver con la concepción de derechos de autor. Es una discusión muy vieja (quizá recuerden aquella propaganda contra la piratería de VHS, en el que la casettera explotaba cuando recibía copias), y las posturas están tan encontradas que difícilmente se llegue a un acuerdo.

Además, hay otra cuestión. Incluso aunque estemos en contra de conseguir música, películas, programas u otros contenidos “pirata”, las leyes que intentan regular estas cuestiones muchas veces esconden una fuerte censura. La ley SOPA, en los términos en los que está planteada, permitiría que hasta un enlace, solo por ser denunciado como “sospechoso” de quebrantar, de algún modo, los derechos de autor, pusiera en riesgo un sitio web. ¿No es acaso una herramienta poderosa para “eliminar” sitios que molestan más por su contenido que por su tráfico de información “pirata”?

Así es que podemos sospechar, al menos, que la cuestión de fondo es mucho más amplia y mucho más compleja que una ley en el congreso del país más importante del mundo. Como interroga el título de la nota: ¿Internet no nació para ser libre? ¿No está acaso en la interactividad, y en la capacidad de cada persona con acceso a decir lo que piensa, lo que le da a Internet su peso específico? ¿Internet seguiría siendo lo que es si estuviera totalmente controlada? Y finalmente: ¿Es posible, en realidad, controlar Internet?

En los tiempos antiguos, las discusiones sobre democracia y sobre “voluntad general” se daban con respecto a las personas físicas. Hoy, las cosas han cambiado, y las mismas discusiones se dan en el mundo virtual. Por eso es necesario que nos interesemos, y, sobre todo desde los que nos dedicamos a la comunicación, que permitamos que se dé el debate en toda la sociedad.

Para entender mejor la ley SOPA:

Por Rocío Suárez

Twitter: @rociobsuarez



Siguiente Noticia Recordarán a José Luis Cabezas a quince años de su asesinato

Noticia Anterior Caso Barrios: a dos años de la muerte de Yamila, ¿se hará justicia?

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario