Después de pasar cuatro días en la residencia oficial de Chapadmalal, Cristina Fernández regresó anoche a la quinta de Olivos.

 

La jefa del Estado llegó poco antes de las 21, procedente de esa localidad de la costa bonaerense, muy cercana a Mar del Plata, donde pasó el último tramo de convalecencia acompañada por sus hijos, Máximo y Florencia, y su nuera, María Rocío García.

 

El período de licencia que tomó, iniciado el miércoles 4 debido a la extirpación de la glándula tiroides, vence hoy y está todo listo para que Cristina reasuma mañana.

 

La única duda es el sector de la Casa Rosada donde se hará la ceremonia, si el Salón de las Mujeres o el Salón de los Patriotas Latinoamericanos.

 

La Presidenta había partido el último viernes rumbo a Chapadmalal junto a sus hijos Máximo y Florencia y su nuera Rocío García, para pasar el fin de semana en la residencia oficial de esa localidad balnearia ubicada a 30 kilómetros de Mar del Plata, a la que no concurría desde el verano de 2008.

 

En su estadía en esa casona, la mandataria no recibió a ningún funcionario pese a que varios de ellos se encontraban por la zona pasando unos días de descanso, como el ministro del Interior, Florencio Randazzo, o el secretario Legal y Técnico, Carlos Zannini.



Siguiente Noticia Continúa la acción del circuito Junior de Surf con dos fechas

Noticia Anterior Indignación en Chascomús por muerte de vecino en el ingreso a Mar del Plata

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario