Tras una caótica jornada que incluyó una ruidosa protesta frente a la Municipalidad, caos de tránsito, quema de cubiertas, malestar de los vecinos y arduas negociaciones, se logró destrabar un conflicto interempresarial que tuvo en vilo a la ciudad de Mar del Plata ante la amenaza de un paro general del transporte público de pasajeros.

 

En horas de la tarde se firmó un acuerdo en la sede del Ministerio de Trabajo bonaerense donde las partes involucradas abrieron una etapa de diez días de negociaciones y se reincorporó a los 110 trabajadores que habían sido cesanteados por la empresa 25 de Mayo luego de resolver dar de baja el servicio de la línea 581, al ser intimada por la justicia a restringir el servicio que brindaba entre el Puerto y el barrio Alfar luego de una denuncia de la empresa El Rápido del Sud que tiene a su cargo la línea 221.

 

El conflicto se inició en horas de la mañana cuando la Unión Tranviarios Automotor (UTA) decidió movilizar más de treinta colectivos hasta las puertas de la Municipalidad, tras anoticiarse que la empresa 25 de Mayo resolvió despedir a 110 choferes que prestaban servicio en la línea 581.

 

Esta medida surgió tras un fallo judicial que convalidó un recurso presentado por la empresa El Rápido del Sud, que tiene a su cargo la línea 221, y que había denunciado que la 581 había ampliado sus frecuencias hasta el barrio Alfar sin contar con autorización para hacerlo.

 

La Cámara en lo Contencioso Administrativo resolvió en la víspera intimar a la empresa 25 de Mayo a limitar el recorrido desde el Puerto hasta el Alfar y como consecuencia de este fallo, resolvió suspender el servicio que presta la 581.

 

A raíz de esta decisión empresarial, la conducción del gremio movilizó colectivos hasta Luro e Hipólito Yrigoyen, cortó el tránsito, quemó cubiertas y exigió que el gobierno municipal medie en este conflicto que dejaba a más de un centenar de personas sin trabajo.

 

 

Cabe recordar que la línea 581 pertenecía a la empresa Peralta Ramos y desde este año se hizo cargo la 25 de Mayo. En la comisión de Transporte del Concejo Deliberante estaba siendo analizado la posibilidad de extender el recorrido hasta el Alfar.

 

Sin embargo, de manera unilateral resolvieron ampliar el recorrido, provocando el malestar de la propietaria de la 221.

 

Pero en lo que va del mes no fue la única irregularidad que se detectó en la línea 581, ya que se había detectado que durante dos días vendían boletos arriba de las unidades, algo que no está autorizado por el municipio.

 

Por su parte, desde el gobierno municipal reflejaron su malestar por el impacto negativo de la protesta y aclaron que no estaba dispuesto a iniciar un diálogo bajo ningún tipo de condicionante.

 

El secretario de Gobierno, arquitecto Marcelo Artime, llamó a una conferencia de prensa y aseguró que se trató de un conflicto empresario entre dos líneas de transporte y anunció que se sancionó a la empresa por cada una de las unidades que se movilizaron hasta la Municipalidad, la cual ascendió a unos 150 mil pesos.

 



Siguiente Noticia Concejales de FpV piden que se investiguen accidente en recital de DJ

Noticia Anterior Actores y famosos se unen en una cruzada deportiva y solidaria

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

1 Comment

Deja un comentario