En plena temporada estival, la postal de este viernes en Mar del Plata resultó ser la acumulación de bolsas con residuos por doquier y las playas invadidas de basura, a raíz de un enésimo conflicto entre la empresa prestadora del servicio y el Sindicato de Camioneros.

 

La decisión de no prestar el servicio de recolección nocturna fue adoptada anoche por la conducción del sindicato durante una asamblea desarrollada con los afiliados.

 

Camioneros reclamó a la empresa que se reubique en otras áreas a unos veinte trabajadores y la respuesta no habría conformado, con lo cual se adoptó esta intransigente decisión de paralizar la recolección de residuos.

 

Mar del Plata apareció con decenas de bolsas con residuos diseminadas por toda la ciudad, cestos rebalsados de basura e incluso las playas céntricas no contaron con el servicio de limpieza y que diariamente levanta entre 10 y 12 toneladas de basura.

 

La situación no hace otra cosa que agravar un panorama que en lo que va de 2012 ya tuvo otro litigio y que también dejó a una importante zona de la ciudad sin la recolección domiciliaria de residuos.

 

Además, se ha transformado en uno de los principales reclamos de los vecinos en las últimas semanas, tanto por la calidad del servicio que se presta como por la suciedad que en general presenta Mar del Plata. Incluso en la Defensoría del Pueblo se han recepcionado en los últimos días más de un centenar de reclamos.

 

Mientras tanto,  el secretario de Gobierno, Marcelo Artime, y el presidente del Ente Municipal de Servicios Urbanos (Enosur), Manuel Regidor, brindaron una conferencia de prensa a los fines de dar a conocer las medidas ante el conflicto existente entre la empresa encargada de la recolección de residuos (9 de Julio) y el sindicato de trabajadores que nuclea a su personal.

 

Artime confesó que se le dio intervención al Ministerio de Trabajo bonaerense para tratar de dictar la conciliación obligatoria, mientras que se resolvió implementar un sistema de emergencia de limpieza y recolección con operarios municipales para poner en condiciones algunas zonas estratégicas de la ciudad.

Se pudo saber que el ejecutivo sancionará a la empresa con una multa que puede ascender a los 250 mil pesos.

 

En los últimos dos años, los cortocircuitos entre la empresa 9 de Julio y el gremio han sido reiterados y han tenido como causales diversos motivos, desde salarios adeudados hasta incorporación de personal y en este caso reubicación de unos veinte trabajadores a otras áreas.

 

Más allá de las razones que se puedan esgrimir ante cada conflicto, lo concreto que una ciudad queda de rehén ante este tipo de medidas de fuerza y en plena temporada se transforma en un impacto negativo considerable.



Siguiente Noticia "La solución no pasa por municipalizar el servicio de recolección de residuos"

Noticia Anterior Mar del Plata, encabeza listado de autos de lujo con deudas de patente

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario