La persistencia de las altas temperaturas, con máximas que superan los 35 grados centígrados, incrementa el riesgo de sufrir un golpe de calor, un cuadro que, lejos de ser banal, puede provocar desvanecimientos y pérdida de conciencia.

 

Si bien los más vulnerables son los bebés y los ancianos, los especialistas del ministerio de Salud provincial advirtieron que los jóvenes y adultos, sobre todo si son deportistas, trabajadores de la construcción, empleadas domésticas, amas de casa, y todos aquellos que no pueden evitar moverse en sus actividades diarias, deben dosificar el esfuerzo.

 

“Cuando la producción de calor supera los mecanismos fisiológicos normales de regulación de la temperatura corporal se produce el golpe de calor”, explicó Alejandro Collia, ministro de Salud de la Provincia de Buenos Aires, y detalló que en los últimos dos días se atendieron 9 personas por golpe de calor en los hospitales móviles de Mar del Plata.

 

Esto ocurre, en buena parte de los casos, por la combinación de dos factores: la exposición al sol y la actividad física exigente. Por eso, las principales recomendaciones de los especialistas consisten en la hidratación permanente, aunque no se sienta sed, la elección de horarios “benévolos” para hacer ejercicios físicos y, en caso de los trabajadores activos, realizar intervalos más extensos y utilizar el vestuario adecuado para protegerse del sol.

 

“Un golpe de calor por exposición al sol es más frecuente en ancianos mientras que en los jóvenes y adultos es más habitual por actividad física, y si se realiza al aire libre con altas temperaturas las consecuencias pueden ser severas”, explicó Rodrigo Bau, coordinador del Programa de Salud y Deporte del ministerio de Salud provincial.

 

Por eso, recomendó a los trabajadores con exigencia física, como por ejemplo los de la construcción, utilizar casco, lentes, protector solar, ropa adecuada y aireada y prolongar los períodos de descanso.

 

HORARIOS DE RIESGO

 

Entre las 10 y las 15 lo mejor es mantenerse quieto y a la sombra. Por eso, los que entrenan, hacen deportes o realizan alguna actividad física deben preferir el horario previo a las 10 de las mañana o bien arrancar recién después de las 18.

 

“Pero con estas temperaturas es preciso tomar mayores precauciones a cualquier hora”, enfatizó Bau y, en ese sentido, aconsejó hidratarse antes, durante y después de la actividad física para compensar la pérdida de líquidos corporales a través de la transpiración; no exigirse demasiado, sobre todo si no se cuenta con entrenamiento regular y tomarse algunos “recreos”.

 

En síntesis: la actividad física debe ser moderada, por períodos cortos, intervalos más prolongados y alta hidratación.

 

Por otra parte, Bau advirtió que tomar alcohol o drogas aumenta el metabolismo y la temperatura corporal, lo que genera mayor propensión a sufrir un golpe de calor.



Siguiente Noticia Preocupación por el estado de las cavas de Batán

Noticia Anterior Las denuncias de los consumidores crecieron un 25% durante 2011

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario