El plantel de San Lorenzo, que arribó en la noche del viernes a Mar del Plata, se entrenó en Punta Mogotes y de esta manera inició el plan de trabajos intensos en lo físico, de cara al Clausura 2012, que incluyó trotes y ejercicios en la arena.

 

 

Utilizando como base el tradicional balneario 12, los 30 jugadores del `Ciclón` se dieron cita allí pasadas las 8.30.

 

 

Poco después, en la playa, los jugadores trotaron rumbo al puerto marplatense. En ese lugar realizaron intensos trabajos físicos bajo las órdenes de los preparadores físicos Mariano Lisanti y Juan Tassi.

 

 

El delantero uruguayo y flamante incorporación, Carlos Bueno, por una molestia en el gemelo izquierdo, se entrenó de manera diferenciada, pero sin mayor inconveniente para retomar la actividad en las próximas horas.

 

 

El entrenamiento finalizó a las 11.20, con un regreso al balneario 12, donde los futbolistas efectuaron tareas de relajación muscular en el mar y en la pileta del complejo.

 

 

El delantero Bernardo Romeo aseguró que el plantel empezó con muchas ganas y dijo: “El comienzo fue duro, pero es la única manera de encarar lo que viene, es el combustible necesario” en referencia a la intensidad del primer entrenamiento en la Costa Atlántica.

 

 

Para el goleador se trata de una pretemporada atípica por la situación en la que se encuentra San Lorenzo, intentando mantener la categoría.

 

 

“No es normal, es la primera vez que me pasa en San Lorenzo, pero sabemos lo qué nos jugamos y tenemos que hacer un buen semestre”, afirmó.

 

 

Por su parte, el volante Enzo Kalinski también coincidió que los trabajos que realizaron esta mañana “fueron duros, pero necesarios”. Y agregó: “Tenemos que estar en buenas condiciones para lo que se viene”, en relación a la pelea por salir de la zona de Promoción.

 

 

Finalmente, el mediocampista Leandro Romagnoli expresó que el técnico Madelón “nos dijo que es un semestre donde no se puede perder el tiempo, porque es una situación complicada”.

 

 

El `Pipi` declaró que San Lorenzo debe apuntar al objetivo de pelear el campeonato “pero sabiendo lo que nos jugamos por otro lado”.

 

 

El conjunto de Boedo, que en la noche del viernes fue recibido afectuosamente por 300 hinchas en las puertas del hotel Hermitage, realizó un nuevo entrenamiento en horario vespertino, en el estadio del San Lorenzo local.



Siguiente Noticia Una nueva Gala de Mar

Noticia Anterior La sequía afecta al 70% del territorio provincial

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario