Florianópolis cuesta 95% más caro que Mar del Plata, y la diferencia con Punta del Este es de hasta un 115%. Incluso con Pinamar tenemos una diferencia de 21% en los precios de comidas y bebidas.

Según un relevamiento de Clarín, la Costa Atlántica es un destino notablemente más económico que esos países limítrofes. Pero Mar del Plata, se destaca como la plaza más económica y popular.

 

Estas diferencias que pueden verse al comprar casi cualquier producto cotidiano, se acentúan más cuando se trata de gastronomía; especialmente si se come en algún restorán.

 

Algunos ejemplos que publica el diario Clarín en este informe: un porrón en un bar marplatense cuesta 22 pesos y en Punta del Este trepa a 55. Una cena para dos personas, que en Mar del Plata se paga 210 pesos, en Punta del Este cuesta 410 pesos y en Florianópolis, 520. El combustible es otra variable de ajuste: en Florianópolis el litro de nafta sale 7 pesos y en Uruguay, 10 (el doble que en Argentina).

 

En veranos anteriores, la explicación principal de este fenómeno era que las monedas uruguayas y brasileñas se revaluaban ante al dólar y el peso argentino se devaluó. Pero ahora la principal causa es otra. La dificultad aparece para quienes llegan con moneda argentina: aunque los números oficiales marcan 4,60 uruguayos por cada peso argentino, en la práctica las casas de cambio pagan 3,50; es decir, se pierde el 31%.

 

“Hay más argentinos que traen su moneda, a diferencia de otros años que venían con dólares. Pero llegan sabiendo ya que el cambio no los beneficia, no hay sorpresas”, dice Valeria Pinas, de la casa de cambio Varlix, sobre Gorlero.

 

“Compré pocos pesos uruguayos, como para tener algo encima. Vine advertido: me recomendaron usar la tarjeta para aprovechar el cambio oficial de los bancos”, cuenta Emilio Capocchio, que llegó a Punta del Este el primer día del año y se quedará todo el mes.

 

En el supermercado se pueden encontrar precios más accesibles, pero de todas formas superiores a los de otros años: una leche chocolatada chica se consigue por 7 pesos en La Barra, y las gaseosas de 1,5 litro, a 18 pesos.

 

Si bien la mayoría de los restoranes, supermercados y hasta estaciones de servicio aceptan pesos argentinos, muchos comerciantes se aprovechan para hacer la diferencia con el cambio: lo toman aún por menos que las casas de cambio, a 3,30.

 

En Florianópolis el cambio desfavorable también se siente. Ayer, un mozo le preguntaba a dos parejas argentinas que terminaban un sandwich en un restorán del centro de Canasvieiras si querían algo más para comer. La respuesta fue clara: “Sólo si viene otra hamburguesa de regalo”.

 

Según los recién llegados a esta ciudad del sur brasileño, la gastronomía está un 10% más cara que el año pasado. Pero además, explicaron que se les complicó conseguir reales al cambio oficial, que ayer cerró en 2,33 pesos por real. En algunos cruces de frontera terminaron pagando hasta 2,80, un 17% más caro.

 

“Sabíamos que la compra de reales en la frontera estaba más cara, entonces decidimos comprarle a un arbolito en el centro de Canasvieiras a 2,75 por real”, cuentan Adrián (28) y Carolina (28), que viajaron en micro desde Córdoba.

 

Un grupo de cinco jubilados en el Mercado Público del centro de Florianópolis le contó a Clarín la clave para que no salgan tan caras las vacaciones en Brasil. “Los reales hay que traerlos de casa. Ni comprar en la frontera, ni acá, aunque lo ideal hubiese sido venir con dólares para no perder en el cambio”, dicen Osvaldo y Enrique, mientras almuerzan unas empanadas a 5 reales, unos 11 pesos.

 

En las casas de cambio del centro de la ciudad, un real se consigue por 2,60 pesos. Pablo Hernández, por ejemplo, que viajó desde Chaco con su mujer y su hija, prefirió usar el tipo de cambio que le daba el cajero automático, unas décimas más de 2,60.

 

Para los más austeros, comer en la playa parece ser la opción. Ahí vale el “todo por tres reales” (8 pesos), ya que por ese valor los vendedores ambulantes venden latas de cerveza, choclos y gaseosas. Sin embargo, los precios del centro de Florianópolis son bastante más caros: una cena para dos (sin vino) pisa los 200 reales (520 pesos) y el medio litro de cerveza cuesta 9 reales, 23,40 pesos.



Siguiente Noticia Ya se puede acceder a internet gratis en el Paseo de la Américas

Noticia Anterior Monseñor Marino visitó a los jóvenes de “Navidad Junto al Lago”

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

1 Comment

  1. Gonzalo
    4 enero, 2012 at 12:19 PM — Responder

    Por favor antes de poner una noticia asi, verifiquen que los datos sean correctos. $520 en Florianópolis para cenar? Por 20 reales tenés tenedores libres de excelente calidad. Se puede pagar con débito en casi todos los lugares, por lo q no se pierde en el cambio, y en los que no como comprar un choclo en la playa a 3 reales es mucho mas barato de lo q se paga en punta mogotes por ejemplo. Las cosas como son. Soy de Mar del Plata, pero no por eso hay que mentirle a la gente.

Deja un comentario