Según un informe que difundió el ARBA, la recaudación de la provincia de Buenos Aires creció un 34,1% durante el año 2016. Gastón Fossati, director de la institución, remarcó que “la recaudación superó en casi $11.400 millones lo previsto en la meta presupuestaria anual“.

Además, admitió que dicho resultado muestra el impacto positivo que tuvieron las medidas de política y administración llevadas a cabo por la gobernadora María Eugenia Vidal en toda la provincia. “Refleja la confianza de los contribuyentes en cuanto a la gestión, que se traduce en una mejora directa en el nivel de cumplimiento en impuestos como Inmobiliario y Automotores”.

El ARBA confirmó que durante 2016 se registró un aumento interanual del impuesto Inmobiliario que llegó hasta el 47,2%, es decir un total de $9808,5 millones. Por otra parte, por impuestos Automotores ingresaron $13.271,3 millones, lo que representa un 57,9% más que el año pasado.

Fossati declaró que “las acciones que pusimos en marcha para hacer más eficiente nuestra labor de fiscalización y cobranza, favorecer el cumplimiento voluntario de los contribuyentes y recuperar deuda también generaron cambios positivos que influyeron en el buen desempeño de los recursos“.

El director de la agencia de recaudación resaltó la importancia que tuvo el Plan Único y permanente de Pagos que se instrumentó en la primera mitad del 2016, ya que al ofrecer bonificaciones decrecientes terminó con las moratorias que existían hasta ese entonces y generó una respuesta muy favorable de los vecinos que buscaban regularizar sus deudas.

Deja un comentario

Comenta desde Facebook:

Comentarios: