Desde la Asociación de Trabajadores del Teatro de la Región Atlántica (ATTRA) expresaron su más enérgico apoyo a las medidas de protesta de diversos elencos y miembros del jurado que decidieron renunciar en los últimos días a los Premios Estrella de Mar.

Apuntaron, frente a las “virulentas políticas de vaciamiento cultural” del último año, contra el Gobierno municipal, que es quien -a través del Ente Municipal de Turismo- entrega cada año los reconocimientos artísticos a las obras que se presentan en Mar del Plata.

“Esta gestión ha consolidado un vaciamiento virulento y sistemático del ámbito cultural en general y teatral en particular. La reducción presupuestaria; la ausencia absoluta de diálogo; la encarnizada persecución ideológica sobre trabajadorxs de la cultura; la drástica reducción de los programas socioculturales; la desarticulación de la Comedia Municipal -cuyxs trabajadorxs aún no terminaron de cobrar los haberes correspondientes a la temporada pasada-; el cierre del Teatro Diagonal; la seria amenaza a la continuidad del Teatro Colón y el hostigamiento permanente al Circo La Audacia, como a diversas manifestaciones de arte popular y callejero, son sólo algunos de los mojones en un camino abiertamente enfrentado con las expresiones artísticas y con nuestra actividad teatral”, advirtieron los integrantes de Attra.

“Ya no es posible dudar que para este Gobierno municipal, el arte y la cultura no son derechos sociales, sustento de una comunidad plural, democrática e inclusiva. Por el contrario, son un privilegio minoritario, un gasto prescindible y un problema que no sabe -ni quiere saber- cómo resolver. Y en este contexto la intención de `distinguir a aquellos espectáculos que por sus valores artísticos, culturales y técnicos contribuyan a jerarquizar cada temporada estival´, tal como reza el reglamento de los premios, resulta hipócrita y claramente ofensiva”, sentenciaron.

“Entendemos la valoración que el teatro marplatense le ha atribuido históricamente a este galardón, incluso con diversidad de miradas al respecto: los premios Estrella de Mar no dejan de ser una política pública, y como tal un derecho de la comunidad y de lxs teatristas. La renuncia a participar de su celebración es, en ese sentido, una acción irrefutable de denuncia y disconformidad con el trabajo (o su ausencia) que esta gestión desarrolla en el campo cultural”, remarcaron.

Por último, desde Attra aclararon que respetan la postura de todos los elencos. “Los propios criterios guiarán la decisión de participar o no en esta edición de los premios. Celebramos esa heterogeneidad, y animamos a profundizar y extender el debate entre grupos y hacia dentro de cada grupo, pero en esta coyuntura nos parece legítima y contundente la voluntad de no prestar nuestra colaboración con el sostenimiento de una ceremonia que pretende invisibilizar un profundo desprecio por nuestra actividad cuando se apagan las luces y las cámaras. Estamos convencidos de la fuerza política y transformadora del teatro y de las acciones que se consolidan en movimientos colectivos. Por eso, y para eso, trabajemos juntos: ¡Qué viva el teatro!”.

Deja un comentario

Comenta desde Facebook:

Comentarios: